Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sara Carbonero: "Hay gente que tenían una vida normal y les ha dado la vuelta la vida"

Con motivo de la campaña solidaria de la Cruz Roja ‘Ahora + que nunca’,  Mercedes Milá conoce la central de reparto de alimentos de la mano de una de las colaboradoras, Sara Carbonero.  Además, descubre la realidad de los 'freeganos', que registran la basura de los supermercados en busca de comida.

Durante mucho tiempo hemos visto cómo Cruz Roja ponía en marcha campañas de ayuda internacional destinadas a paliar los efectos de catástrofes naturales en diferentes partes del mundo. Este año, y por primera vez en la historia, Cruz Roja se ha movilizado con una campaña de emergencia en nuestro país: ‘Ahora + que nunca’.

Además, un equipo del programa acompaña a las Unidades Móviles de Emergencia que ofrecen comida, abrigo y asistencia sanitaria a miles de personas sin hogar; y por último, Diario de visita un centro de día infantil donde Cruz Roja se encarga de la atención y alimentación de niños menores de 3 años que pertenecen a familias con muy pocos recursos debido a la crisis.
Mientras Cruz Roja realiza esfuerzos por paliar el empobrecimiento de la población, hay gente que se aprovecha de la necesidad para enriquecerse. Diario de descubre a un individuo, que haciéndose pasar por voluntario de la Cruz Roja, se dedica a engañar a personas necesitadas ofreciéndoles en nombre de esta entidad una posibilidad de encontrar trabajo. Pide dinero por adelantado por una oferta laboral que luego ni existe. Diario de ha denunciado estos hechos a la Cruz Roja, que confirma que emprenderá acciones legales contra este impostor.  
 
Por otra parte, cada día son más las familias empobrecidas por la crisis que se ven obligadas a rebuscar entre los contendores para encontrar algo que comer. Un equipo del programa ha pasado varias jornadas recorriendo mercadillos y exteriores de supermercados, donde se acumulan los restos de comida, para conocer historias conmovedoras de personas que no tienen qué echarse a la boca salvo los desperdicios que tiran los demás.