Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El globo de Jesús: sano y salvo

La suelta de Jesús resulto bastante buena: su aterrizaje fue limpio y no costó rescatar el globo.

Gracias a Renato, globero brasileño, el rescate del globo con el que Jesús hizo su suelta fue fácil e ‘indoloro’ para la nave. Eso sí…Renato pagó la maniobra con un golpazo de altura.