Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jesús: "Creí que no podía terminarla"

En los últimos 4 kilómetros empieza a salir el sol. Jesús siente el dolor de los calambres en sus piernas pero tiene claro que no va a rendirse. Termina los 42 kilómetros a 169 pulsaciones, superando límites. "Luchar contra tu cuerpo no es una cuestión muscular, está en la mente. Nada es imposible", dice.