Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Zanskar, el valle aislado

En este episodio, tras atravesar el río helado del Zanskar, Jesús Calleja llega a un valle remoto e incomunicado en el corazón de la cordillera de Himalaya. Allí viven en aldeas y monasterios familias y monjes tibetanos, que le recibirán sorprendidos y con mucha hospitalidad. Jesús será, con toda probabilidad, el único extranjero que les visite en invierno.
Jesús tratará de conocer en Zangla al rey y la reina zanskaries. Son personas cuyo linaje les da mucha autoridad moral y aún ejercen un cierto poder porque a esta región tan alejada de todo no llega la administración india.
Los zanskaries sobreviven en aldeas cubiertas de nieve a temperaturas de menos de veinte grados, sin luz ni otro tipo de energía. Viven de las cosechas plantadas y recogidas desde primavera a verano, con la única misión de aguantar y dar de comer al ganado; yaks y caballos con los que calientan sus casas precarias.
En el valle también se encuentran dos de los monasterios tibetanos más antiguos y aislados del mundo; el de Tongde, situado en un risco a mucha altura,y el mítico Pucktal, también construido hace siglos en un lugar muy inaccesible, al que hay que llegar subiendo por rocas heladas y difíciles.
Ambos están tan alejados de cualquier vía de comunicación que apenas saben nada del exterior. Allí educan a los jóvenes monjes y desarrollan su vida religiosa en la más absoluta soledad.