Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Polo Norte, en el confín del mundo

Acompañado por Ramón Larramendi -uno de los grandes exploradores de los últimos tiempos- yel cámara Emilio Valdés, Jesús Calleja logró sobrevivir durante una larga y dura semana en el Polo Norte Geográfico.
Desafío Extremo: en el confín del mundo
En el segundo episodio, el helicóptero deja al grupo formado por Jesús Calleja, Ramón Larramendi, Emilio Valdés y María March en mitad del desierto ártico, a un centenar de kilómetros del Polo Norte Geográfico.
Están solos y deberán caminar arrastrando los trineos durante largas jornadas. El trineo de Jesús y el de Ramón son aparatos grandes y pesados, diseñados para este tipo de travesía por el propio Ramón. Ambos, enganchados por los esquís, se convierten en un catamarán muy estable que servirá para cruzar los canales de agua que se forman con las grietas.
El equipo deberá probar este vehículo en aguas heladas y tranquilas. De momento, lo tienen que arrastrar y pesa unos 85 kilos. La expedición avanza penosamente sorteando los obstáculos de nieve y hielo, pues el terreno es todo menos llano.
El primer día logran solo recorrer cinco kilómetros. En la siguiente jornada triplican el rendimiento y avanzan 15. Tienen suerte porque la deriva que en ese momento mueve el casquete polar les es favorable. De hecho, en su cuarta jornada, al despertar, se dan cuenta de que avanzan directos hacia la coordenada donde se halla el Polo Norte Geográfico. En medio de grandes risas y alegrías, se quedan dentro del saco, en la tienda de campaña, dejándose arrastrar suavemente por la deriva.
El equipo logra alcanzar el Polo Norte, caminando desde el último grado, al cabo de varios días extenuantes. Una hazaña que este año muy pocos han logrado porque las semanas anteriores la deriva ha sido muy fuerte y en dirección contraria.
Jesús y sus colegas han vivido allí, durante una semana, situaciones extraordinarias; llenas de aventura y sufrimiento, porque el frío y la humedad les han congelado la cara y les ha hecho la vida imposible, pero cargada también de momentos disparatados y situaciones insólitas.
La más provocadora es la carrera que Jesús y Maria realizan a pelo en mitad de la banquisa y a continuaciónel chapuzón que, esta vez sólo María,realiza a 30 grados bajo cero en las profundas y oscuras aguas del Polo Norte.
Otro momento inolvidable esel encuentro con el grupo de rusos que encuentran en el mismísimo Polo Norte, recién llegado en helicóptero. Los turistas invitan a Jesús y los suyos a su extravagante juerga, a base de vodkay caviar. Probablemente, este es el episodio máshilarante de Desafío Extremo. Nada, en estas latitudes, parece razonable.