Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dolpo

Jesús se dispone a recorrer el Dolpo, la región más remota del Nepal, en una travesía inhumana de más de 250 kilómetros a pie. Jornadas de 30 kilómetros por collados nevados a 5000 metros de altura con un objetivo: llegar hasta el Reino de Mustang, otra región muy inaccesible de Nepal
Pero las nevadas se adelantan, los collados se cierran y la aventura se convierte en una tensa contra reloj para escapar antes de que les atrape el terrible invierno del Himalaya.
Jesús Calleja vuelve a poner a prueba los límites de su resistencia física. Esta vez se enfrenta a una travesía a pie de 40 días y 250 kilómetros superando collados nevados a más de 5000 metros de altura con temperaturas bajo cero. Su intención es recorrer el Dolpo, la región más remota e inhóspita de Nepal, para llegar hasta el Mustang.
Dolpo es el altiplano habitado más alto del mundo. Eso implica sorpresas maravillosas, paisajes deslumbrantes, pero también obstáculos y peligros constantes.
Desde un principio la ruta se presenta agotadora e intrincada.
Los mapas no son exactos, la comida es escasa y el ejército nepalí sospecha de cualquiera que atraviese con una cámara esta región fronteriza con China.
Por si fuera poco el invierno se ha adelantado dejando más de un metro de nieve en los collados. Los caballos no pueden pasar, algunos sherpas se dan la vuelta convencidos de que continuar es un suicidio.
La travesía se convierte en una carrera contra el calendario. Si se cierra el último collado no habrá forma de salir del Dolpo en varios meses. Su única oportunidad es alquilar yaks salvajes, ningún otro animal puede transportar la carga a esa altura en circunstancias tan extremas. Pero éstos son animales indómitos que nunca han recibido órdenes y su terquedad retrasa aún más la marcha.
El desenlace dependerá de quién sea más testarudo: Jesús o 16 yaks salvajes.