Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Desafío Extremo rinde homenaje a Juanjo Garra tras fallecer en el Himalaya

Hoy es un día muy triste. Este post lo escribe Maria Ruiz, directora de Zanskar Producciones, en nombre de todos:

Juanjo

Juanjo no lo consiguió al fin. Demasiadas horas en un frío atroz y a una altura insoportable para el cuerpo humano. Han sido al final 4 noches en mitad de la montaña, con largas jornadas tratando de descender, apoyado por el sherpa Kheshap, por una parte muy técnica y complicada. Desde Zanskar queremos expresar nuestra tristeza absoluta. Juanjo era un compañero de rodaje muy querido por todos.
En Zanskar hemos trabajado con un equipo de cámaras de altura formado por Emilio Valdes, Williy Usahola y Juanjo Garra. En este grupo, Juanjo era la referencia del ochomilismo; tanto Emilio como Whilly han compartido las partes más duras y técnicas de nuestros rodajes, y han apreciado su experiencia en estas montañas tan radicales.
Juanjo
"Cámara de altura duro como una piedra. Era un tío muy divertido, aún recuerdo como se partía de la risa en el campo 2 del Everest porque le habíamos dado unas manoplas muy grandes, a él, que tenía los dedos recortados por las congelaciones. El muy cabrón como se reía. Le gustaba mucho la cosa budista y el primer año cuando grabamos Desafío Himalaya me tocó grabar un ritual en el monasterio de Lingset. Como yo ya había estado allí me pidió ir el. Cuando acabó la ceremonia venía encantado, muy impresionado por la espiritualidad de los monjes. Espero que esos mismos cánticos budistas te acompañen y te reencarnes en algo bonito, como tu eras. Emilio Valdes
Juanjo
El resto del equipo nos relacionábamos con Juanjo en zonas menos inhóspitas. Siempre con buen humor, siempre sonriendo, siempre dispuesto a echar una mano, disfrutando de los rodajes con tantos equipos, tan "irreverentes" según sus anteriores experiencias en rodajes de televisión. Juanjo nunca se sorprendía, siempre quería aprender, siempre estaba en positivo. Era un montañero humilde, que nunca se jactaba de sus logros montañeros ni nos abrumaba con su mayor experiencia.
Le recuerdo escribiendo su blog, y buscando una zona wifi. También preocupado por familiarizarse con la cámara que le tocaba. Para nosotros representaba el montañero total; sentía una atracción inmensa por las montañas del Himalaya. Al terminar los rodajes, de vuelta, estaba diseñando su próxima expedición. No vamos a olvidarle nunca.