Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Buceo Ártico

Durante diez meses al año el Océano Ártico permanece completamente helado al norte de Canadá, en la Isla de Baffin; pero en las primeras semanas de junio el mar empieza a deshelarse y en los estrechos canales de agua líquida aparecen los narvales: míticas ballenas con un enorme cuerno que apenas han sido filmadas
Jesús Calleja y sus compañeros y expertos buceadores Oscar Espinasa y María March están dispuestos a sumergirse a menos dos grados centígrados bajo la banquisa ártica en busca de estos animales, con los que prácticamente nadie en el mundo ha podido bucear.
La temperatura del agua, el riesgo de hipotermia, los bloques de hielo caótico, los vientos y las corrientes que pueden hacer que se cierren inesperadamente los bordes de la banquisa, atrapando a los buceadores debajo, son los principales escollos para alcanzar este objetivo. Además, los narvales no están dispuestos a dejarse ver fácilmente.