Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Maite González

37 años, Pontevedra
Soltera, convive con su madre. No tiene experiencia en montaña y fuera de España sólo ha estado en Francia y Portugal. Su motivación para participar en este desafío es retarse a ella misma y saber dónde están sus límites. Fue de las primeras mujeres que se alistaron en el ejército porque creía que era una profesión combativa y de riesgo pero al poco tiempo lo dejó, desanimada por la cantidad de horas administrativas y burocráticas. Como ella misma dice: "Al cabo de dos meses se acabó el ardor guerrero".