Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Beneficios del yoga a cualquier edad

Teresa empezó a hacer ejercicio a los 50 años. Ahora tiene 65 y asegura que el yoga ha sacado su mejor versión. Para ella, la edad no es un freno ni un problema para practicar y disfrutar de esta disciplina física, mental y espiritual.

Teresa Berenguer se siente joven y con ganas de hacer cosas que normalmente la gente de su edad no hace. El deporte para ella es esencial y se encuentra muy bien haciéndolo, “camino también aparte de hacer yoga y estoy feliz en ello”, afirma Teresa.
En su primera clase se dio cuenta de lo importante que es escuchar la respiración, más tarde aprendió a canalizar el estrés y las emociones, y hoy su marido también va a clases de yoga para controlar sus dolores de espalda.

El mañana no importa, importa el hoy. Y cuando llega mañana, y tienes un día más, pues a disfrutarlo.

Teresa Berenguer

Si a día de hoy alguien le dijera que no puede disfrutar del yoga y practicarlo por su edad, su respuesta sería clara, que la vea en su día a día.  Continuará en el yoga siempre que pueda, y da igual que tenga 70 años que 80, si su cuerpo se lo permite, no lo dejará.
Beneficios del yoga
El caso de Teresa nos enseña cómo el yoga nos ayuda a conectar con lo más real de nosotros y nosotras  mismas. Una práctica regular de esta disciplina nos fortalecerá, tonificando cada parte de nuestro cuerpo, y nos ayudará a desarrollar nuestra capacidad de resistencia y flexibilidad, permitiéndonos una conducción adecuada de nuestra energía, multiplicando nuestro poder de concentración y relajación además de mejorar nuestra circulación.
A nivel mental, las técnicas que se llevan a cabo en la práctica del yoga, sirven para calmar nuestro Sistema Nervioso, ayudándonos a mantenernos alertados, receptivos y saludables. Nos permiten librarnos de nuestros pensamientos negativos, centrándonos en la vivencia de nuestro presente. Produce estabilidad emocional: la relajación y reflexión ayudan a un mayor equilibrio y lo más importante, nos otorga un mayor conocimiento del yo: desarrolla las habilidades necesarias para comprender el funcionamiento de la mente y cuerpo.
¿Quieres conocer esta y otras historia de gente corriente con logros extraordinarios? Entra en Sprinter y encuentra #tumejorversion, el lugar de encuentro para que la gente que vive deportivamente.