Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Venus Williams, involucrada en un accidente de tráfico que causó la muerte a una persona

La tenista estadounidense Venus Williams ha sido considerada la causante el pasado 9 de junio de un accidente de tráfico que le causó la muerte a uno de los pasajeros del otro coche implicado, según el informe inicial de la policía.
El accidente se produjo cerca de la casa de la exnúmero uno del mundo en Palm Beach Gardens. El informe de los investigadores, al que tuvo acceso 'Reuters', señaló que la mayor de las hermanas Williams, de 37 años, era la causante por no haber cedido el paso a otro vehículo en una intersección de cuatro calles.
El informe apuntó que la otra conductora, Linda Barson, de 68 años, entró en el cruce con luz verde cuando vio que el coche de la tenista le "cortaba el camino" y que "no pudo evitar chocar" contra él. Otro conductor que presenció el accidente también dijo a la policía que Barson tenía el permiso cuando Williams se cruzó delante de ella.
Según el informe, Venus Williams contó a la policía que entró en el cruce tras salir de otra calle con luz verde, pero que tras detenerse para esperar que no hubiese tráfico, continuó sin ver el coche de Barson. "El conductor del coche de Williams es culpable de una violación del derecho de paso", concluyó el escrito, que recalcó que la velocidad estimada del coche de Venus Williams en el momento del impacto era de 8 km/h y que la tenista no se distrajo ni que era sospechosa de haber consumido alcohol o alguna sustancia.
El pasajero del coche de Barson fue identificado como Jerome Barson, de 78 años, y fue trasladado a un hospital de Florida, pero falleció 13 días después, según el médico del condado de Palm Beach.
El abogado de Williams, Malcolm Cunningham, confirmó que la estadounidense no había recibido "ninguna citación o violación de tráfico" y expresó sus condolencias a la familia del fallecido por lo que consideró "un desafortunado accidente". Además, indicó que no había razón para pensar que esto afectaría a los planes de la tenista para acudir a Wimbledon, tercer 'Grand Slam' de la temporada que da comienzo el próximo lunes.