Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Thiem, intratable ante el número uno Murray, jugará su primera final en Barcelona

El tenista austríaco Dominic Thiem se ha impuesto este sábado al escocés Andy Murray (6-2, 3-6 y 6-4) en dos horas y cuarto en las semifinales del Barcelona Open Banc Sabadell-65º Trofeo Conde de Godó en un duelo en el que impuso su fuerza y se sobrepuso a sus propios errores no forzados para apear al número uno del mundo y poder disputar su primera final en Barcelona, ante Rafa Nadal o el argentino Horacio Zeballos.
Thiem, que venía desplegando un gran tenis en el RCT Barcelona-1899 a lo largo de la semana, sin ceder un solo set ante Kyle Edmund, Daniel Evans ni Yuichi Sugita, eliminó al primer cabeza de serie del torneo cediendo un set, el segundo, pero mostrándose firme y seguro en el tercero y definitivo, que abrió perdiendo el servicio pero con un contra-break con el que recuperó sensaciones.
El joven tenista austríaco, a sus 23 años, jugará su segunda final del año tras ganar el ATP 500 de Río de Janeiro ante el español Pablo Carreño (7-5 y 6-4). Su potente saque, un revés a una mano imparable cuando está con confianza y un juego directo pero muy bien adaptado a la tierra batida convierten a Thiem en un serio candidato al Godó pese a que enfrente pueda tener a Rafa Nadal, nueve veces ganador del Godó.
Con un primer set en el que no dio bola a Murray, Thiem cobró ventaja y obligó al escocés a remar en contra en el resto del partido. El número uno, que como en semifinales contra Albert Ramos fue de menos a más, se aproximó a su mejor tenis en la segunda manga sacando provecho de los errores no forzados de Thiem, como los problemas en el saque que le llevaron a cometer en el partido cuatro dobles faltas, o intentos de 'winners' que se quedaron en fallo.
La igualdad previa se vio trasladada al tercer set, que empezó loco. Dos 'break' seguidos que ya hacían presagiar un final tedioso. En el sexto juego, tercer servicio de Murray, Thiem volvió a romperle el saque a su rival y se puso 2-4. Parecía tener todo de cara pero el escocés le devolvió la moneda y a posterior logró igualar el set a 4 juegos. Con saque de Thiem, pese a un 'deuce', no hubo sorpresa y sí, por contra, en el saque de Andy Murray. Restaba para ganar Thiem y en la primera bola de partido que tuvo (30-40) no titubeó.
Este era el tercer partido entre ambos, el primero sobre tierra batida. El primer enfrentamiento entre ambos fue en los octavos de final del ATP 500 de Rotterdam en 2014, con triunfo para Andy Murray (6-4, 3-6 y 6-3), y el segundo envite también fue para el escocés, que ganó al austríaco (3-6, 6-4 y 6-1) en los cuartos de final del Masters 1.000 de Miami en 2015, también en pista rápida como en el torneo holandés.
Pero en tierra Thiem, actual número 9 del mundo y en constante progresión a sus 23 años, está desplegando un gran juego con su potente revés a una mano y tiros ganadores que, contrarrestado en algunos lances por la precipitación y la mayor experiencia de Murray, compensó la batalla. Aún así, la confianza en su saque y tres roturas de servicio le valieron al austríaco para doblegar al número uno y ganarse su primera final en Barcelona.