Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Previa) Las Williams se retan por la corona en Melbourne

Las hermanas estadounidenses Serena y Venus Williams retoman este sábado (5:30 hora peninsular española) su legendaria rivalidad en la final del Abierto de Australia, primer 'grande' de la temporada', con la número dos del mundo buscando un histórico récord de 23 títulos de 'Grand Slam'.
La leyenda de la menor de las hermanas tiene a tiro dejar atrás el récord de la Era Open de Steffi Graff. Serena, que empató a la alemana ganando el año pasado en Wimbledon, vio frenada su temporada por lesiones y otra alemana Angelique Kerber, la número uno del mundo después de la eliminación en el US Open de la yanqui a manos de Karolina Pliskova.
En el otro lado de la pista, su hermana Venus se ha sumado a este Australia Open de renaceres, con la final individual masculina brindada por un clásico Nadal-Federer. Venus guarda la llave del séptimo título en Melbourne Park de su hermana, después de alcanzar su primera final de un 'grande' en ocho años.
Una lucha sin fin, contra las nuevas generaciones y sus propios problemas físicos, en especial el lastre del síndrome de Sjögren. Ocho títulos de 'Grand Slam' y el primero tras casi nueve años aspira a firmar Venus, quien hace casi 20 años estrenó precisamente en Australia su rivalidad con Serena.
Ambas se plantaron en semifinales sin ceder ningún set, mientras que por un puesto en la final Serena destrozó en 50 minutos a Lucic-Baroni y Venus tuvo que echar el resto para derrotar en tres sets a su compatriota Coco Vandeweghe. Es el camino a la novena final frente a frente de las Williams en el 'Grand Slam', la primera desde 2009.
En el cómputo de enfrentamientos, Serena maneja un 16-11 favorable sobre su hermana, siete de los últimos ocho, y un 6-2 en esas finales de 'grandes'. "Es mi rival más dura, nadie me ha ganado tanto como Venus". Serena sabe que el enemigo está en casa.