Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Previa) Muguruza busca sus primeras semifinales en Melbourne ante la revelación Vandeweghe

La tenista hispano-venezolana Garbiñe Muguruza buscará este martes clasificarse por primera vez para las semifinales del Abierto de Australia, primer 'Grand Slam' del año, para lo que deberá continuar con su buen tenis para batir a la estadounidense CoCo Vandeweghe.
La de Caracas, que se medirá con la estadounidense en el segundo turno de la Rod Laver Arena, intentará hacer valer su ranking y un juego al alza ante una rival que llegará al choque animada por dejar fuera a la número uno del mundo y actual campeona, la alemana Angelique Kerber.
La neoyorquina barrió a la germana en poco más de una hora por un claro 6-2, 6-3 y ahora tratará de hacer lo mismo con una de las pocas cabezas de serie importantes que quedan, que está yendo en el torneo de menos a más y que se encuentra ante una buena oportunidad de hacer algo importante.
Muguruza, séptima favorita, nunca había pasado la barrera de los octavos de final en Melbourne Park y ahora intentará jugar las terceras semifinales de un 'grande' en su carrera después de hacerlo en Wimbledon 2015, donde perdió la final ante Serena Williams, y en el último Roland Garros, donde ganó el título ante la estadounidense.
Enfrente, tendrá a una Vandeweghe también joven (25 años) y también de buena estatura (1,85 metros), que lo más lejos que había llegado en un 'Grand Slam' hasta ahora eran los cuartos de final de hace dos años en Wimbledon.
Precisamente en hierba es donde ha ganado en dos ocasiones a la hispano-venezolana y ambas en 2014: en el torneo de s'Hertongenbosch (7-6, 6-1) y en el All England Tennis Club (6-3, 3-6, 7-5). En cambio, el último precedente, el año pasado en Cincinnati, fue para la campeona en Roland Garros por 7-6, 6-2.
Tras ciertos apuros en sus dos primeros partidos ante la neozelandesa Marina Erakovic y la estadounidense Samantha Crawford, Muguruza solventó con mucha solidez y buen juego los dos siguientes ante la letona Anastasija Sevastova y la rumana Sorana Cirstea, lo que le hace ser optimista para este encuentro ante una rival que sirve y pega duro a la bola.