Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Previa) Milos Raonic, duro obstáculo para Nadal en su camino hacia las semifinales en Melbourne

El tenista español Rafa Nadal intentará este miércoles (9.30, hora peninsular española) superar el duro obstáculo que supone el canadiense Milos Raonic y clasificarse para las semifinales del Abierto de Australia, primer 'Grand Slam' de la temporada.
El balear tiene ante sí un duro reto en la Rod Laver Arena para volver a estar entre los cuatro mejores de un 'grande', algo que no sucede desde que ganase su último Roland Garros en 2014. Ese mismo año, también jugó la final en Melbourne Park ante el suizo Stanislas Wawrinka, pero desde entonces no ha vuelto a estar cerca de pelear por aumentar a 15 sus títulos de 'Gran Slam'.
Pero la tarea no se presenta sencilla pese a las buenas sensaciones que ha ofrecido el manacorí, por fin cerca de un buen nivel competitivo tras dos años donde los problemas físicos y las dudas han mermado su rendimiento y posibilidades. El exnúmero uno del mundo ha mostrado buena forma y tenis, lo que le hace ser optimista para derribar el 'muro' que supone un Raonic, semifinalista el año pasado en la cita australiana y cuyo estilo obliga a no tener despistes.
El canadiense es uno de los sacadores más reputados del circuito profesional. Con esa 'arma', además de conseguir puntos 'gratis' (33 en octavos ante Roberto Bautista), puede luego imponer su poderoso 'drive' y mandar en la pista, por lo que la misión del español será la de restar a su mejor nivel y no dejar que imponga el ritmo el norteamericano, más débil si se le mueve.
Además, a favor del número tres del mundo está el hecho de que se impuso hace unas semanas en la antesala de este Abierto de Australia a Nadal en los cuartos de final del torneo de Brisbane, un partido decidido a tres sets (4-6, 6-3, 6-4) y donde quedó claro que el balear debe aprovechar al máximo sus oportunidades y no estar más fino que nunca con el saque. A modo de ejemplo, Roberto Bautista creó problemas al 'cañonero' en octavos, pero no sacó partido a sus opciones en momentos claves y lo terminó pagando.
Esta derrota fue la segunda de Nadal ante Raonic al que, en cambio, ha derrotado en otras seis ocasiones, cinco de ellas sobre superficie rápida, la favorita del canadiense, aunque antes de Brisbane, el exnúmero uno del mundo se impuso en la exhibición de Abu Dhabi (6-1, 3-6, 6-3). Ahora, el manacorí espera aprovechar la ayuda de Carlos Moyà, exentrenador del norteamericano, para encontrar el camino hacia las semifinales.