Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nadal agota a Zverev y avanza a octavos

El tenista español Rafa Nadal ha logrado una sufrida victoria para avanzar a octavos de final del Abierto de Australia, primer 'Grand Slam' de la temporada, después de vencer este sábado, casi por agotamiento, al alemán Alexander Zverev en cinco sets (4-6, 6-3, 6-7(5), 6-3, 6-2).
El manacorí, número nueve del mundo, necesitó más de cuatro horas para deshacerse de un combativo Zverev, que ya dio la sorpresa este año al vencer al suizo Roger Federer en la Copa Hopman, y lograr el billete para la segunda semana del 'grande' oceánico.
Así, ya en el juego inaugural el balear se vio sorprendido cuando su contrincante le ganó el saque y, con un ritmo alto, mantuvo el pulso en el set. Desde ese momento, ambos tenistas defendieron sus servicios y el germano comenzó adelantándose en la contienda.
El exnúmero uno del mundo ralentizó el juego en la segunda manga, en la que aprovechó una de las dos bolas de rotura de las que dispuso; fue en el cuarto juego, suficiente para empatar el partido ante el número 24 del ranking ATP.
Sin embargo, Zverev no parecía dispuesto a entregarse tan fácilmente como Florian Mayer o Marcos Baghdatis y aguantó el tirón, obligando a Nadal a responder desde el fondo de la pista. Ni una sola ocasión de quiebre se produjo en un tercer parcial que tuvo que resolverse en el 'tie-break', donde el alemán se mostró más solvente.
El partido fue encaminándose hacia el desgaste tanto físico como psicológico, y en eso el español es el rey. En su primer juego al resto y en su cuarta bola de 'break', el balear logró asestar un golpe letal a su adversario, un golpe que resultó vital para alzarse con el cuarto set y forzar el quinto.
La moral de Zverev cayó por los suelos, y también su fortaleza física; sus primeros ganadores se redujeron a la mínima expresión y cedió tres roturas, por sólo una de su rival. Así, tras cuatro horas y nueve minutos de partido, Nadal consiguió el triunfo y se citará con el ganador del duelo entre el francés Gael Monfils y el alemán Philipp Kohlschreiber.