Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las supersticiones de Maradona

Diego Maradona suele contar que tiene cosas que ha aprendido de César Menotti. Y otras tantas que supo incorporar bajo la dirección técnica de Carlos Bilardo. Y entre esas manías que se contagió del Narigón, las cábalas tienen un lugar importantísimo. Una a una, Diego cumple con todas los días de partidos. Y AS se las detalla en exclusiva:
Del autocar, cantando. Al abandonar el autocar albiceleste, Maradona baja cantando siempre la misma canción de cancha. Insulta (a nadie, pero insulta) y se ubica en el primer lugar del pelotón que marcha hacia los vestuarios. Nadie se atreve a alterar esta formación. Luego, como un acto reflejo, bromea con los jóvenes voluntarios sudafricanos que lo reciben y lo miran con ojos asombrados. Por cábala, Diego repite sus bromas antes de cada partido.