Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La superación personal del ganador del Puskas emocionó a los asistentes

La gala del Balón de Oro se caracterizó por el buen rollo entre todos los jugadores asistentes. El punto de emoción lo puso Wendell Lira, se llevó el premio Puskas y no pudo evitar emocionarse al recordar lo duro que había sido el 2015. Estuvo más de tres meses sin equipo después de militar en en tercera y cuarta divisón. Finalmente le arrebató el premio al mejor gol al mejor jugador del año, Leo Messi.