Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un aficionado del Sporting de Gijón recibe una brutal paliza en Sanfermines por llevar la camiseta sportinguista

Un aficionado del Sporting de Gijón recibe una brutal paliza en Sanfermines por llevar la camiseta sportinguistacuatro.com

Miguel, natural de Pamplona, es un aficionado del Sporting de Gijón que este sábado denunció haber recibido una brutal paliza en Sanfermines por el simple hecho de llevar la camiseta del equipo sportinguista. El joven denunció la agresión ante la Policía y también en sus redes sociales pidiendo ayuda para identificar al autor de los hechos.

Un aficionado del Sporting de Gijón fue víctima de una brutal paliza en Sanfermines por el hecho de llevar puesta la camiseta del conjunto sportinguista. Miguel, de Pamplona, relató y denunció los hechos en sus redes sociales con la intención de encontrar testigos que le ayuden a dar con el autor de la agresión.
La víctima cuenta que siempre lleva la camiseta roja y blanca de su equipo en Sanfermines y que mucha gente se suele parar con él para hablarle o sacarse una foto con él. Sin embargo, lo que le ocurrió la noche del pasado viernes fue bien diferente.
Miguel cuenta que entró en un bar junto a sus amigos y se quedó esperando en la cola que había para entrar al baño. De repente escuchó un grito haciendo referencia a su Sporting, concretamente “Puta Sporting”. Un grito que fue acompañado de “puñetazos en la nariz, en la nuca y por todo el cuerpo con toda la fuerza del mundo y de patadas”. Él solo trataba de sobrevivir, aunque jamás podrá olvidar “sus ojos inyectados de odio y la fuerza con la que me pegaba”.
Tras varios segundos, un grupo de jóvenes que estaban en el bar lograron separar a su agresor y llevar a Miguel con sus amigos, que lo llevaron directamente el centro médico. Allí emitieron un parte de lesiones y denunció los hechos ante la Policía Foral. Sin embargo, Miguel apenas recuerda nada de su agresor por lo que pide ayuda en su Facebook para tratar de dar con él.
Finaliza su publicación insistiendo en que se debe evitar cualquier comportamiento de este tipo poniendo el fútbol como excusa ya que “hoy he sido yo, pero mañana puedes ser tú”.