Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un ‘sakatepark’ para Ignacio Echeverría, el héroe asesinado en los atentados de Londres por defender a una mujer

Un ‘sakatepark’ para Ignacio Echeverría, el héroe de Las Rozas asesinado en Londres por defender a una mujer en los atentadoscuatro.com

El Ayuntamiento de Las Rozas concede a Ignacio Echeverría la medalla de oro de la localidad y dará su nombre a un espacio público que albergará un skatepark.

Tras una semana agónica, llena de incertidumbre y miedo en la familia de Ignacio, finalmente el gobierno británico ha permitido que su hermana pudiera confirmar que este ciudadano español, del municipio madrileño de Las Rozas, era una de las víctimas mortales de los atentados del pasado sábado. Ignacio murió por intentar salvar la vida de una mujer que a la que los terroristas del ISIS iban a atacar. Ignacio decidió usar su monopatín como arma contra las bestias, en lugar de hacer lo que cualquier ser humano normal habría hecho. Ponerse a salvo.
Ignacio desplegó toda su solidaridad y la hizo llegar infinitamente más lejos de lo que cualquier sociedad podría esperar de un ciudadano. Claro que es necesario y deseable que todos nos ayudemos más entre nosotros, pero nadie te va tachar de cobarde por no ayudar al prójimo en un atentado terrorista. Por ese motivo, la actitud de Ignacio, que finalmente le costaría la vida, pertenece al territorio de lo extraordinario.
Las reacciones, ahora que se ha confirmado que el español es una de las víctimas, han sido unánimes. Desde la solidaridad con la familia generalizada en las redes sociales, hasta el minuto de silencio de la selección española. Y un gesto que dejará testimonio para siempre de lo que hizo Ignacio. El Ayuntamiento de Las Rozas ha decidido poner su nombre a un espacio municipal que albergará un skatepark, que era la gran pasión de Ignacio. De su monopatín hizo un arma, la más inocente, pero con toda la fuerza de una generosidad infinita que no le sirvió a él para sobrevivir pero sí para salvar la vida de otra persona que necesitaba ser salvada.