Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Madrid levanta la Supercopa de Europa ante el United de Mourinho con un recital de Isco (2-1)

RTS1AXP1cuatro.com

El Real Madrid conquistó la Supercopa de Europa ante el Manchester United de Mourinho (2-1) con otro recital de Isco Alarcón. Casemiro abrió el marcador, Isco encarriló el encuentro, y aunque Lukaku recortó distancias, el equipo blanco aguantó el resultado. El Madrid es supercampeón de Europa.

Cristiano Ronaldo no era suplente desde hacía dos años. La última vez que inicio desde el banquillo fue en Copa del Rey ante el Atlético en 2015. Zidane dejó al portugués a su lado con solo tres entrenamientos de pretemporada y volvió a optar por Isco en el centro del campo y Bale y Benzema en la delantera. No cambió lo que le había llevado a la gloria en Cardiff en junio. Mourinho también fue fiel a su estilo y planteó un encuentro incómodo con un centro del campo muy poblado.
El Madrid se hizo con el balón y el United esperó para crear peligro a la contra. Casemiro tuvo las dos primeras ocasiones claras del encuentro, con un cabezazo al palo, y un disparo desde la frontal que se marchó por encima del larguero. Isco, Modric y Kroos se pusieron a jugar, a combinar con Benzema y a encontrar en profundidad a Bale. El United no salía de su área, bastante tenía con dar pelotazos. Hasta que no pudo hacerlo.
Casemiro, que estaba un poco adelantado, se coló entre la defensa del United, y Carvajal le puso un balón medido para que el brasileño cruzara ante De Gea para hacer el primero. El dominio se reflejaba en el marcador y el Madrid no paró. La tensión se la pretemporada estaba aparcada a un lado, y el repaso al United tenía a Mourinho con un cabreo monumental en la banda.
El tiempo muerto pactado por el calor le vino perfecto al United para tomar un respiro. El Madrid se vio con un tanto de ventaja y se relajó en el medio. Dos errores, uno de Kroos y otro de Carvajal, enchufaron al United en el encuentro. Isco tenía puesta la chistera, bajaba a recibir y subía para acompañar a Benzema y Bale. Y Casemiro era el guardaespaldas más cotizado en Skopje. El descanso llegó a tiempo para rellenar el oxígeno de los jugadores. El calor y la pretemporada se notó en el cansancio en los últimos minutos.
La magia de Isco descompone al United
Mourinho movió las piezas en el parón. Rashford entró por Lingard y el United pasó a defensa de cuatro. El Madrid salió a sentenciar. Kroos obligó a De Gea a hacer un paradón a una mano, y Marcelo se encontró con la defensa con un tiro desde dentro del área. Pero con el fútbol de museo de Isco no pudo De Gea.
Tras una primera parte de escándalo, puso su nombre en mayúsculas en la Supercopa de Europa. Isco controló el balón dentro del área, buscó la pared con Bale, para dejar atrás a cinco defensas y en el cara a cara con De Gea puso la pelota en el palo largo. Un gol con la marca registrada de Isco Alarcón.
Mourinho vio que se podía llevar un saco de goles y puso más músculo en el medio con Fellaini por Ander Herrera. Y lo vio bien, porque el baño era tremendo. Bale disparó al larguero en otra gran jugada dentro del área, y se encontró con un gol a los pocos minutos. Matic disparó desde fuera del área, Keylor Navas rechazó el balón al punto de penalti, muy blando, y Lukaku recortó distancias. El United volvía a meterse en la pelea por el título.
El Madrid sufre en exceso pero el United no encuentra el gol
Zidane dio a su equipo con Lucas Vázquez y Asensio por Bale e Isco. El francés sentó al malagueño, que había dado una exhibición en Skopje. Mourinho pidió colgar balones para jugar con su potencial aéreo. Fellaini y Ramos se dieron un cabezazo en un salto, y el del United tuvo que jugar con la cabeza vendada hasta el final. Keylor evitó el tanto en un mano a mano con Rashford. Con el partidazo que había hecho el Madrid, les tocó sufrir hasta el final. Y llegó el momento de Cristiano, a falta de ocho minutos, el portugués entró por Benzema.
Con el parón para refrescarse, los cambios y la atención a Fellaini, el árbitro dio siete minutos de descuento. Lucas Vázquez y Asensio pudieron sentenciar, pero De Gea puso emoción hasta el final con una mano de muchos reflejos. No se movió el marcador aunque el United no dejó nunca de intentarlo.
El Real Madrid se proclamó campeón de la Supercopa de Europa dando un meneo al United de Mourinho (2-1), y sufriendo más de la cuenta al final. Ahora el Madrid ya piensa en el Barcelona para levantar el segundo título de la temporada. Nueva temporada, mismo quebradero de cabeza para Zidane: ¿Bale o Isco ante el Barcelona?