Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El partidazo de Cristiano da tres nuevos puntos al Real Madrid

Cristiano Ronaldo, soberbioCUATRO
Su exhibición de remate y determinación dan el triunfo al Madrid. Estupendo Villarreal hasta que se quedó sin pilas. Kaká puso la guinda a la goleada.
Habrá que dejar claro, antes de empezar, que al Madrid no le rescató la suerte, ni el árbitro, ni siquiera el cansancio del Villarreal. Fue Cristiano. A él le corresponde el impulso, la fe, la remontada y la victoria. Sobre sus hombros se cargó al equipo sin que esto sea hacer de menos al grupo, nadie se moleste. Durante la segunda parte el Madrid ya era acreedor al triunfo. Más arrebatado que en la mitad anterior, controlaba y mantenía contra las cuerdas a un rival hermoso, pero exhausto. Sin embargo, hasta que volvió a aparecer Cristiano, el gol se resistía y el equipo estaba expuesto a las contingencias que amenazan a cualquier dominador, quizá una contra o tal vez un persistente fallo en el remate que deje el partido en empate. A otros les pasa.
El Madrid, sin embargo, está libre de esas contrariedades. La fortuna, en situaciones de incertidumbre, es del equipo de Cristiano. De hecho, no hay accidente alguno en su tercer gol, el que derriba definitivamente al Villarreal. Hay, simplemente, Cristiano. Allí están su empeño, su determinación, su fuerza y su clase. Por ese orden, probablemente. De manera que, de no haber sido en esa esquina, hubiera sido en la siguiente. Quien desee convertir la jugada de ese gol en la escena de un crimen está en su perfecto derecho de pintar el suelo con tiza y llamar Grissom, pero yo les ahorro la intriga. Fue Cristiano. Él liquidó al mayordomo, al marido infiel y al sargento de policía. Culpable de todo. Matador.
Nada se puede reprochar al Villarreal salvo no tener repuesto de pulmones. Su primera parte, mientras le duró el aliento, fue una prodigiosa exhibición de fútbol, de lo mejor que se ha visto últimamente en el Bernabéu. Valiente, exquisito, alegre. En lugar de patadas, anticipación. Despliegue y repliegue. Un estilo que, por repetido, ya se ha convertido en escuela.
El Madrid sufrió mucho en ese primer tramo, como si le costara entender el partido, problema que fue clamoroso en el caso de Lass, jugador más apto para los retos físicos que para resolver sudokus. Era extraño. Todo parecía favorecer al Villarreal, empezando por el balón, amarillo, y siguiendo por sus camisetas entalladas, que les agilizan la silueta y la carrera. Será un efecto visual. O no. Cazorla rozó el palo a los 30 segundos y Cani marcó a los seis minutos al culminar una jugada sencilla y elegante.
Calló el Bernabéu y respondió Cristiano. A los dos minutos, no más. Benzema insistió en el pase hasta dar con Özil y el sultán asistió a Ronaldo, que entraba por donde lo hacen los nueves. El plan de vuelo quedaba claro: intercambio de golpes, pelea con los puños desnudos y según las guerras del Marqués de Queensberry. Noble arte, boxeo en palacio.
Marcó Ruben volvió a adelantar al Villarreal con otra sutileza, vaselina tras asistencia de Bruno. Y así se escurría el primer tiempo hasta que en el añadido Cristiano cabeceó, en las barbas de Diego López, una falta sacada por Xabi.
Más en As.com