Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La selección española da la campanada al batir a Australia

La selección española de baloncesto en silla de ruedas dio este domingo la gran sorpresa en los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro tras derrotar a una de las grandes favoritas como Australia, a la que batió en un gran encuentro por 75-64, por lo que podría pasar a cuartos incluso como primera de grupo y tener un cruce teóricamente más accesible.
Fue un partido muy disputado y en el que España no se arrugó ante la calidad de su rival, actual campeona del mundo y subcampeona paralímpica. El combinado australiano empezó muy fuerte y aprovechando los errores ofensivos de su rival, le endosó mediado el primer cuarto un demoledor parcial de 0-14 para escaparse en el marcador peligrosamente 7-21.
Pero los españoles no se vinieron abajo, afianzaron su defensa sobre Norris y Knowles y recuperaron el acierto de la mano de los hermanos Zarzuela. El resultado fue un gran segundo cuarto, resuelto con un claro 24-12 que dejó al combinado nacional por delante al descanso (35-33).
España mantuvo su solidez en una reanudación marcada de inicio por la falta de acierto. Sin embargo el equipo de Artacho gozó de minutos buenos en ataque y empezó a soñar con hacer algo grande al abrir una brecha cercana a la decena de puntos (51-43) antes de afrontar los diez minutos finales.
Ahí, la selección siguió a gran nivel, resistiendo las acometidas de la actual subcampeona paralímpica, acertada desde el triple, y dominando 60-51 a falta de cinco minutos para el final. Pablo Zarzuela puso once arriba (67-56) con dos minutos por jugarse y en esta ocasión España no dejó escapar su gran oportunidad. Este lunes, ante Holanda, una victoria la meterá primera.