Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La natación no acude al rescate y España firma una jornada en blanco

La natación española firmó una inusual jornada en unos Juegos Paralímpicos y cerró este martes sin sumar ninguna medalla en la piscina, provocando también que España se quedase sin celebrar un éxito en la cita de Río de Janeiro, después de haber ganado un metal al menos durante todo los días de competición en Londres.
La cierta pesadumbrez con la que este deporte, habitualmente el más prolífico para el medallero nacional, terminó la víspera, con el inesperado disgusto de Teresa Perales, que no pudo subir al podio en una de sus pruebas predilectas, los 50 libres, en un día lleno de cuartos puestos, pareció alargarse por espacio de 24 horas.
El martes se presentaba de nuevo propicio para que los nadadores españoles saboreasen alguna presea paralímpica con la presencia de cuatro finalistas, sobre todo con la figura de la barcelonesa Sarai Gascón, que aspiraba a todo en los 50 metros libres S9.
La de Terrassa, doble plata ya en los 200 estilos y en los 100 libres, era clara aspirante en la prueba reina de la velocidad. Sin embargo, en la lotería que suele ser este evento, y pese a nadar más rápido que en las series donde fue quinta (29.39 por 29.61) no pudo pelear por un podio que se le quedó a diez centésimas.
El quinto puesto final fue una sonora decepción para la nadadora catalana, actual campeona del mundo y de Europa, y que había sido oro en esta prueba desde 2013 en todas las grandes citas internacionales.
Por su parte, Nuria Marqués, en una distancia que no se ajusta tanto a sus condiciones, sólo pudo acumular otro diploma paralímpico que añadir a su brillante oro en los 400 libres. En el lado positivo, en sus primeros Juegos ha nadado cuatro de cuatro finales posibles en cinco días.
Tampoco tuvo suerte José Antonio Marí en los 50 libre S9. Después de no poder estar en la pugna por el podio en los 100, la prueba que más había preparado, no encontró recompensa a su trabajo en los 50. El valenciano, tercero en las series matinales, peleó hasta el final pero se quedó, quinto, a once centésimas también como Gascón, su pareja sentimental.
Finalmente, la tinerfeña Judit Rolo, que participa en sus primeros Juegos, disputó su segunda final paralímpica en los 200 metros estilos SM7 donde terminó en la octava plaza.