Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cinco montañeros discapacitados visuales coronan el Galdhoepiggen

Cinco montañeros discapacitados visuales, cuatro de ellos ciegos totales, consiguieron su objetivo de coronar la cima del monte Galdhoepiggen, de 2.469 metros y el más alto de los Alpes Escandinavos, según informaron este jueves desde la ONCE.
Esta expedición, primera adaptada que se realiza a nivel mundial a esta cumbre, ascendió y descendió los 12 kilómetros de ganancia y pérdida de desnivel en 11 horas y 8 minutos, con una pendiente máxima del 43,1 por ciento en ascenso.
Entre los expedicionarios participaron los ocho alumnos del Curso Superior de Montañismo para Ciegos y Adaptado de la Fundación UNED (Universidad Nacional de Educación a Distancia), siete videntes y uno ciego total, procedentes del País Vasco, Extremadura, Murcia y Madrid; dos profesores; y doce voluntarios veteranos del Grupo de Montaña de la ONCE de Madrid (tres montañeras ciegas totales, uno con discapacidad visual y ocho guías) entre los cuales figuraban tres docentes de los dos niveles anteriores de estos cursos.
Acompañados de los guías y las barras direccionales, los montañeros abandonaron el campo base a las 7:15 de la mañana del pasado domingo y atacaron la cumbre una hora después enfrentándose a duras condiciones con niebla, lluvia y nieve. A las 14:38 horas, los 22 alpinistas pudieron hacerse la foto tradicional de grupo en la cima, donde únicamente pudieron estar diez minutos por el empeoramiento de la climatología y la aparición de la ventisca. Finalmente, retornaron al punto de partida a las 19:27 horas.
El objetivo de esta expedición ha sido que los alumnos del curso convivan en las mismas condiciones que se dan en cualquier campo base y se formen en las técnicas de progresión por glaciar, medidas de autoprotección y rescate, siempre dentro de la disciplina del Montañismo para Ciegos.
La iniciativa ha estado capitaneada por Francisco Javier Bueno, coordinador técnico del Grupo de Montaña de la ONCE de Madrid y director docente del curso de la Fundación UNED y ha contado con la colaboración de SMDos, PlasticsEurope, Laken, ONCE, Rodamunt, COMAEX (Plasencia, Cáceres), la Oficina de Turismo de Noruega en España y el entrenador personal Alberto Mariani.
Los deportistas ciegos o con discapacidad visual grave practican la montaña en equipos de tres personas, unidos a una barra direccional, de entre 2,5 y 3 metros de longitud. Un guía vidente encabeza el equipo, seguido de una persona ciega total y completando la tripleta un deportista con discapacidad visual.