Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Volvo Ocean Race contará en sus próximas ediciones con un nuevo monocasco y un catamarán para las costeras

Los organizadores de la Volvo Ocean Race, la vuelta al mundo a vela por equipos y con escalas, desveló este jueves una serie de iniciativas de cara al futuro más próximo de la regata transoceánica, sobre todo relativas a las embarcaciones, con la aparición de un catamarán volador para las pruebas costeras, a las que se quiere dar más importancia.
El principal cambio estará en los barcos ya que a partir de la edición que da comienzo en octubre en Alicante la 'VOR' se disputará en un monocasco de 60 pies asistido por 'foils', unas pequeñas 'alas' que ayudan a levantar el casco del agua, para las etapas oceánicas, y un catamarán volador de entre 32 y 50 pies para las costeras.
El monocasco será un monotipo del arquitecto naval francés Guillaume Verdier, que usará la última generación de la tecnología del 'foiling' para hacer los barcos increíblemente rápidos y espectaculares, señalaron desde la Volvo Ocean Race, que prevé que el número de tripulantes esté entre cinco y siete, manteniendo los incentivos para las tripulaciones mixtas de hombres y mujeres y los regatistas jóvenes.
La regata construirá ocho nuevos barcos y los entregará a partir de enero de 2019, estando disponibles para ser alquilados por los equipos para reducir los costes de puesta en marcha de la campaña. Además, los patrocinadores involucrados en la edición 2017-18 tendrán prioridad para ello cuando se publiquen el 'Notice of Race' y los acuerdos de participación comercial este mes de octubre.
Del mismo modo, el plan de diseño deja abierta una opción para permitir que el nuevo barco se convierta, de manera económica y rápida, en una embarcación totalmente compatible con las normas de la IMOCA.
En cuanto al catamarán, de 32-50 pies, para competir en las costeras, la regata creará un proceso de licitación para este nuevo barco que equipará parte de la tecnología de la America's Cup y por otros multicascos nuevos, aunque en formato monotipo. Este jueves se inauguró el proceso para su diseño y construcción con una estricta regla de diseño como los monocascos, lo que permite que se aproveche gran parte de la tecnología más reciente para volar, pero a un coste relativamente bajo.
Los participantes usarán este catamarán para unas regatas costeras que a partir de las ediciones venideras contarán un poco más que actualmente, cuando cuentan únicamente en caso de empate a puntos.
"Tuvimos mucho debate sobre monocasco versus multicasco y, de hecho, la solución que hemos tomado al final es hacer ambos, con lo que habrá tres cascos en las próxima ediciones: un monocasco asistido por foils y un catamarán volador", dijo el CEO de la Volvo Ocean Race, Mark Turner, en la presentación en el Museo Volvo de Goteborg (Suecia) de estas novedades.
Para el directivo, estos cambios que tienen previstos son "los más radicales desde que empezó la regata en 1973". "Estamos llevando la 'VOR' al siguiente nivel. La obsesión que ha llevado a varias generaciones de regatistas a darlo todo para ganar la regata continuará, pero levantar el trofeo requerirá más habilidad, dedicación y sacrificio que nunca", añadió en declaraciones facilitadas por la organización.
"Seguimos fieles a nuestro 'ADN' como una regata oceánica, pero ahora también llevaremos a los mejores regatistas del mundo a su límite en las regatas costeras", prosiguió Turner, que ve a la regata transoceánica "en una posición sólida".