Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Titan Desert realizó más de 600 actuaciones auditivas con el proyecto 'Volver a oír para volver a vivir'

El proyecto solidario de la Gaes Titan Desert by Garmin "Volver a oír para volver a vivir" realizó más de 600 actuaciones auditivas con la caravana solidaria en Marruecos durante los seis días de duración de la prueba, con el objetivo de mejorar la calidad auditiva de los habitantes de la zona.
Hace seis años se puso en marcha el proyecto "Volver a oír para volver a vivir" gracias a la Fundación Repsol, GAES Solidaria y Garmin, junto a la organización de la Gaes Titan Desert by Garmin, ha cerrado su paso por Marruecos con más de 600 actuaciones y 208 revisiones.
Para llevar a cabo el proyecto, la Fundación Repsol facilita toda la logística que conlleva el transporte hasta Marruecos de un camión insonorizado y un traductor; GAES Solidaria aporta a los audioprotesistas; y Garmin aporta los recursos necesarios para que un médico otorrinolaringólogo atienda a la población local de la zona.
También cabe destacar la colaboración con la Asociación Sijilmassa Pour Integration des Sourtd-Muets Arfoud, ubicada en la localidad de Arfoud y el apoyo del Grupo Xaluca y The North Face.
Desde que comenzase esta duodécima edición el pasado 30 de abril hasta el 5 de mayo, que acabó con el ciclista catalán, Josep Betalú, revalidando el título entre los 450 participantes, la caravana solidaria realizó revisiones auditivas a 208 personas, lo que suponen más de 200 audiometrías, 131 extracciones de tapones, 18 revisiones de aparatos y 58 adaptaciones para un total de 623 actuaciones.
Además, el proyecto incluye la formación de una persona local en la revisión y mantenimiento de los audífonos, lo que permite llevar a cabo un seguimiento continuado a las personas que han sido beneficiarias de un dispositivo.
Este balance se suma a los datos de los últimos seis años, superando la cifra de las 1.200 revisiones realizadas y la mejora de la calidad de vida de las personas beneficiadas.