Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Previa) El Dakar más duro pone a prueba el hambre de Carlos Sainz y Joan Barreda

El Rally Dakar vuelve a escena este lunes como cada inicio de año en una 39º edición elaborada y endurecida a conciencia por Marc Coma, un duro recorrido entre Paraguay, Bolivia y Argentina, al que llegan preparados para el asalto Carlos Sainz (Peugeot) y Joan Barreda (HRC Honda Team), en coches y motos.
Asunción, capital del 29º país que acogerá la prueba, marca el pistoletazo de salida de un nuevo Dakar, con 12 de días de exigencia extrema hasta la llegada a Buenos Aires. Coma, director deportivo y responsable del recorrido de la prueba que ganó en cinco ocasiones, aseguró que será "la edición más dura realizada en Sudamérica".
Recuperado el AND de la prueba, con la dureza física y psicológica, la importancia que recobra la navegación y dos etapas por encima del resto: la 'Súper Belén' y 'Uyuni', se antoja imposible hablar de favoritos para el Dakar. Los nombres son los de sobra conocidos, con aspirantes españoles una vez más.
En coches, el campeón en 2010, Carlos Sainz, llega con su Peugeot 3008 DKR dispuesto a mantenerse en la pelea hasta el final, para lo cual han trabajo en los problemas de fiabilidad que sufrieron el año pasado. La marca francesa lleva la apuesta más alta con Stéphane Peterhansel, Sébastian Loeb o Cyril Despres.
El madrileño sin embargo centra sus preocupaciones en el día a día de "una prueba única", en las trabas y obstáculos por descubrir, con especial atención al problema de la altitud. En cambio, el recorte de funciones del GPS no preocupa a un Sainz confiado con su copiloto Lucas Cruz ante una de las trampas de esta edición.
También Toyota aterriza con fuerza con los volantes de Nasser Al-Attiyah, Giniel de Villiers y el español Nani Roma, quien cambió los Mini que pilotan nombres a seguir como Mikko Hirvonen y Orlando Terranova por la marca japonesa. Mucho campeón en liza para el trono que ostenta Peterhansel.
BARREDA, ETAPA A ETAPA, A POR SU PRIMER DAKAR.
Otro clásico son ya Barreda y su Honda, dispuesto a coronarse como campeón del Dakar por primera vez. El castellonense, piloto en activo con más victorias de etapa, se aferra a esa experiencia para no cometer errores y pelear con los mejores hasta el final, algo que no pudo hacer en las dos últimas ediciones por sendos abandonos.
El australiano Toby Price (KTM), vigente campeón, busca defender la conquista, favorito de las apuestas en una temporada que se adjudicó los rallies de Abu Dabi y Marruecos. El dominio de KTM en los últimos 15 títulos tiene al eslovaco Stefan Svitko como otra gran baza (3 veces en el 'Top 5' en sus últimas 5 participaciones).
El español Juan Pedrero, líder del Sherco, y el equipo español Himoinsa, con Gerard Farrés e Iván Cervantes, quieren dar la sorpresa ante otros equipos mejor situados para cortar la racha de KTM como Yamaha, en especial con Helder Rodrigues, y Husqvarna, Pablo Quintanilla. La catalana Laia Sanz (KTM) volverá a buscar un sitio entre los 15 mejores.
"Será un auténtico recorrido Dakar, con su totalidad del ADN", afirmaba Coma en los días previos. El calor, el frío, la humedad, la altitud, la arena son características de los 9.000 kilómetros repartidos en 12 etapas. En la quinta, los corredores llegarán a Bolivia, donde comenzarán los problemas derivados de la altitud durante seis días.
Después de la jornada de descanso del día 8, los pilotos encararán la segunda semana con la mente ya en el podio de Buenos Aires. La gran aventura del Dakar busca campeones de una edición que ha tratado de emular a los míticos rallies por África, recuperando sus señas de identidad para coronar a los pilotos más completos.