Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Perales: "Esta plata es la demostración de que tenía que seguir intentándolo"

La nadadora española Teresa Perales recalcó que su medalla de plata en los 200 estilos S5 de los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro le sabía "a gloria" y que era "la demostración" de que, a pesar de no haber ganado metal en sus dos anteriores pruebas, no debía venirse abajo, aunque confesó que han sido "días difíciles" y que le había creado cierta inseguridad.
"Esta medalla sabe a gloria porque ha sido la demostración de que lo tenía que seguir intentando, de que a veces hay baches que no esperas y solo pierdes cuando no lo intentas", expresó Perales tras recoger su medalla.
La aragonesa cree que no perdió "ninguna" medalla y que esta última plata era "muy importante". "Gané una batalla personal, el reponerme de esas dos derrotas y a que se te pase por la cabeza que algo no esté funcionando y de si eres capaz de subirte al podio de nuevo. Le he echado un par muy bien echados", indicó.
La de Zaragoza ha vivido "días difíciles, con una montaña rusa de emociones". "Por un lado pensaba que sólo era una competición y que hay cosas más importantes, y por otro, que nos dedicamos a esto y que quería estar en medallas. Venía en el ranking muy bien, me sentía muy bien y os decía que estaba tan fuerte como en Pekín", comentó.
"La cabeza me ha hecho reaccionar bien y ha estado el apoyo de mi familia, que siempre esta ahí como auténticos campeones que son, pero también de mucha gente. Tenía miedo de la repercusión negativa que pudiera haber en España, pero he recibido tantos mensajes de cariño en estos tres días que ha sido increíble y es algo que hace que se venga arriba cualquiera", prosiguió.
En este sentido, reconoció que ayer miércoles tuvo un "momento intenso y muy personal" con el resto del equipo para darle "ánimos". "Me dijeron que a por todas, me hicieron recordar los momentos bonitos compitiendo, y eso hace que quieras soñar vivir lo mismo. A veces el cuerpo no responde, pero lo tenía que intentar porque por mi carácter no me puedo rendir", advirtió.
Y es que Perales no tenía "la misma seguridad que otras veces". "Te planteas dudas y sabía que era una prueba dura donde la primera batalla era contra mi misma. Pero en la cámara de salida todo cambia y vi que no tenía nada que perder, que lo importante era intentarlo", subrayó.
"Me quedan dos pruebas muy bonitas y si el cuerpo y la cabeza me responden bien ojalá que pueda subir al podio porque estoy con ganas de subir más veces, pero no quiero que eso sea una presión extra. Las chinas están muy fuertes y puede pasar de todo", sentenció.