Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mola: "Yo habría hecho lo mismo que Alistair por mi hermano"

El triatleta español Mario Mola, que este domingo se proclamó campeón de las Series Mundiales de Triatlón de Cozumel (México), ha reconocido que habría hecho "lo mismo" que hizo el británico Alistair Brownlee con su hermano Jonathan, que se jugaba el título, durante la prueba, cuando le ayudó a llegar a la línea de meta tras sufrir un desvanecimiento.
"En esa misma situación yo habría hecho lo mismo por mi hermano o un compañero a sabiendas incluso de que me hubieran descalificado. Que los descalificaran o no es decisión de los jueces y hay que respetarla, pero yo pienso que yo o cualquiera hubiera hecho lo mismo", declaró en el programa SER Deportivos Baleares de Radio Mallorca.
El mallorquín, de 26 años, se mostró muy feliz tras certificar su primer título mundial. "Si hubiera tenido que soñar con una carrera no hubiera sido esta, pero así es el deporte. Todos éramos conscientes de la dureza de la climatología, con humedad alta; hacía la prueba muy dura. Los Brownlee tensaron la cuerda durante la competición y tuvieron la mala suerte de que el cuerpo de Jonathan desconectara, y ante eso poco se puede hacer", señaló.
"Hubo un pelín de suerte en el desarrollo de la carrera a mi favor, pero aún así tenía que estar allí. La carrera no fue fácil y me tocó estar contra las cuerdas desde el principio. En el segmento de bici hubo que trabajar mucho, gente que corre bien guardaba fuerzas y yo las gastaba para reducir la distancia. Crucé la meta sin saber casi lo que había pasado", prosiguió.
Mola, que releva al lesionado Javier Gómez Noya como campeón, afirmó que durante algunos momentos sintió "impotencia". "Tenía una sensación de impotencia por ir en un grupo mucho más grande y la mayoría de gente, o porque no podían o no querían, no aportaba trabajo para cazar a los de delante, que eran ocho. Lo lógico era recortar tiempo en lugar de perderlo y eso me generaba impotencia porque no lo entendía", concluyó.