Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mechaal defiende que su suspensión cautelar "no es una sanción por dopaje"

El atleta español Adel Mechaal, subcampeón de Europa de 5.000 metros, ha asegurado que su suspensión cautelar impuesta por la Federación Internacional de Atletismo (IAAF) "no es una sanción por dopaje", y ha defendido su "inocencia" al no haber realizado ninguna "infracción de las normas de dopaje".
"Dicha suspensión cautelar, que no es una sanción por dopaje, me impide acudir al Campeonato de Europa de Cross", explica en un comunicado el mediofondista de origen marroquí, que informó de que recibió la comunicación de su suspensión en competiciones internacionales a través de un correo electrónico este miércoles.
En este sentido, Mechaal, que será sustituido en el Campeonato de Europa de campo a través de este domingo por el soriano Daniel Mateo, aseguró que dicho expediente disciplinario "guarda relación exclusivamente con la supuesta existencia de controles fallidos".
Antes de los Juegos Olímpicos de Río, a Mechaal le fue abierto un expediente por parte de la Agencia Española para la Protección de la Salud en el Deporte (AEPSAD) por una triple falta a la hora de facilitar su ubicación en el marco del programa de seguimiento individualizado ADAMS (AntiDoping Administration Management System), que obliga a los deportistas adheridos a indicar dónde van a estar todos los días del año.
"El 1 de septiembre de 2016 la IAAF instó a la AEPSAD a realizar las gestiones oportunas en relación con la eventual existencia de controles fallidos", indica el atleta, que confirmó que el 24 de octubre la AEPSAD inició un procedimiento disciplinario.
"Dentro del plazo que se me concedió, procedí a: impugnar el procedimiento de nombramiento del órgano arbitral realizado por la AEPSAD; a ejercer la acción de recusación frente al árbitro nombrado por la AEPSAD; y cuestionar la competencia de la AEPSAD para llevar a cabo el enjuiciamiento disciplinario, por entender que no era la autoridad que debe proceder a tramitar el expediente", relata.
Además, el mediofondista afirma que el 4 de noviembre el árbitro decidió "devolver el expediente a la AEPSAD", y que desde ese día hasta el 7 de diciembre no ha tenido "más noticia" respecto del citado expediente.
"Hasta el 7 de diciembre de 2016 no se me ha notificado suspensión cautelar alguna por parte de la IAAF ni la AEPSAD; y ello pese a que el último de los supuestos controles fallidos dataría del mes de julio de 2016 (siendo los anteriores supuestamente acontecidos en los meses de diciembre de 2015 y enero de 2016)", declara.
Sobre ello, afirma que no se le puede "imputar la comisión de tres controles fallidos en el plazo de doce meses, de conformidad con la normativa antidopaje que resulta de aplicación". "Buena prueba de ello es que la IAAF -en comunicación de 2 de agosto de 2016- me informó que el control fallido del 16 de julio de 2016 era el primero por mi parte cometido", añade.
"Voy a continuar defendiendo mi inocencia ante las instancias competentes, puesto que debo reiterar que no se me puede considerar autor de una infracción de las normas de dopaje", confirma, antes de concluir mostrando su "total oposición a cualquier forma de dopaje y de repulsa hacia quienes infringen la normativa en dicha materia".