Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Manolo Cadenas deja oficialmente de ser el seleccionador nacional masculino

Manolo Cadenas dejó de ser oficialmente el seleccionador nacional absoluto masculino de balonmano, una vez finalizado el pasado 31 de agosto su contrato con la Real Federación Española de Balonmano, según confirmó este viernes Francisco V.Blázquez, presidente federativo, acompañado por el técnico leonés.
"Gracias por tu trabajo y por tu dedicación, la RFEBM es tu casa", expresó en rueda de prensa Blázquez, que recordó que el técnico tuvo "la dificultad" de combinar su trabajo de seleccionador con el de técnico del Wisla y que aunque no se pudo estar en los Juegos fue un ciclo "exitoso".
Por su parte, Cadenas apuntó que "los ciclos olímpicos marcan el devenir de los entrenadores de la selección" y que esta era la "despedida oficial", porque ya había indicado tras el Preolímpico en Suecia que no continuaría.
"Ha sido una experiencia que todos deben vivir. Han sido unos años intensos y quizás he echado de menos haber dedicado más tiempo a esta labor. Suerte al siguiente, hay muy buenos entrenadores en España", afirmó.
El leonés se convirtió en nuevo seleccionador en sustitución de Valero Rivera en abril de 2013 y bajo su mando el equipo nacional ha estado en todas las semifinales de los grandes torneos internacionales, a excepción de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.
El de Valdevimbre, que ya había indicado que no seguiría al frente de la selección, logró que esta fuese tercera en el Europeo de 2014, cuarta en el Mundial de 2015 y segunda en el Europeo de este año. Sin embargo, pese a todos estos éxitos, se vio obligada a jugar un duro Preolímpico en Suecia ante la anfitriona, Eslovenia e Irán, que no pudo superar, quedándose a un gol del billete a Río de Janeiro.