Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Laia Sanz: "El Dakar ha tomado un camino que me gusta mucho"

La piloto española Laia Sanz (KTM) ha realizado un balance positivo de su séptima participación en el Rally Dakar, prueba que ha "tomado un camino" que le "gusta mucho" bajo la nueva dirección deportiva de Marc Coma, al tiempo que ha dicho tener "la conciencia muy tranquila" respecto al sonoro incidente que protagonizó con el piloto portugués Joaquim Rodrigues, agregando que "la carrera coloca a todo el mundo en su sitio".
"El Dakar ha tomado un camino que me gusta mucho, con mucha navegación. Esto ha hecho que bajar un poco el ritmo y la carrera fuera menos peligrosa. Hemos tenido más variedad de terrenos, más fuera pista, ha habido más de todo y yo me he divertido mucho más", analizó Sanz en una entrevista concedida a Europa Press.
Su decimosexto puesto final es un resultado que hubiera "firmado porque el objetivo era el 'Top 15'". "Cuando te pones a ver la lista de inscritos alucinas del nivel que hay, pero luego viendo la carrera y cómo se me escapó tanto tiempo veo que podía haber hecho mucho más. Pero en una carrera de este tipo a todo el mundo le pasan cosas y no vale de nada el 'Y si...'. Hay que aprender de los errores de la primera semana para no repetirlos", dijo autocrítica.
Once días después de finalizar el Dakar, la catalana dijo sentirse "bien, mejor que otros años", quizá porque estaba "muy mentalizada a sufrir" y al final padeció "menos de lo que pensaba", por lo que ha vuelto a España "muy entera físicamente".
"Y no sufrí caídas, que también facilita la recuperación. De coco bien también. Fue un Dakar duro, pero con las lluvias tuvimos un poco de tregua", recordó, satisfecha porque sigue su buena racha con el rally más duro del mundo. "Lo normal cuando corres siete veces el Dakar es no haber acabado en dos o tres, esa es la media de la gente. Nunca es fácil acabar y yo llevo el cien por cien", subrayó.
"CUANDO VEA A RODRIGUES LE SALUDARÉ, SOY EDUCADA"
Este año, su mayor problema llegó en la cuarta etapa, cuando protagonizó un sonoro incidente con Joaquim Rodrigues. "Cuando le vea saludaré, soy educada", dijo tras lo ocurrido en aquella infausta cuarta etapa, en la que Sanz perdió mucho tiempo por culpa de una indicación errónea del portugués.
"Me da rabia lo que pasó. Claro que fue culpa mía porque estaba navegando bien y pregunté, pero normalmente en el Dakar hay buena fe entre pilotos y no juegas a putearte. Lo podría entender en los pilotos que van los tres primeros, pero no en alguien que ya no está luchando por las posiciones tan adelantadas. Me sentó mal, no esperas que un piloto te engañe de esa manera y por eso me supo mal. Esta carrera, igual que un día preguntas otro día puedes necesitar ayuda de otros pilotos, y al menos no es mí manera de funcionar", reclamó.
En este sentido, aclaró que no ha "vuelto a hablar" con Rodrigues de lo ocurrido. "Él me habló y me dijo que yo no le había dicho eso. Yo estoy tranquila y tengo la conciencia muy tranquila porque sé muy bien lo que me dijo. A mí siempre que me ha pasado algo he actuado con juego limpio con todos. La gracia del Dakar y su grandeza es el buen rollo, la solidaridad y comportarse bien. La carrera coloca a todo el mundo en su sitio", avanzó.
Por otra parte, Laia Sanz se mostró "muy contenta" por Cristina Gutiérrez, que logró acabar en su primera participación en la categoría de coches. "Nos llevamos muy bien. Somos pocas chicas y al final hay que estar bien avenidas. No tenía mucha experiencia, fue con el objetivo de acabar y lo logró muy bien. Me alegro mucho por ella. Yo intentaba ayudarla en lo que podía, darle consejos siempre que me pedía", recordó.
Ella también miraría con buenos ojos pasar a las cuatro ruedas "si hubiese una opción de un coche bueno", ya que tiene "claro que los buenos trenes no pasan cada día", pero aclaró que "por el momento es difícil" dar ese salto.
"Todos los coches oficiales están ocupados y hay pilotos muy buenos. Además tampoco creo que sea mi momento, todavía me quedan pilas, gas para dar en moto y margen para mejorar. Es muy complicado mejorar el noveno puesto de 2015 porque el nivel en los últimos años ha subido muchísimo", reflexionó.
Respecto al futuro inmediato, la 18 veces campeón mundial entre trial y enduro reconoció que está "agobiada" porque aún no tiene "decidido que hacer este año. "Ahora mismo tengo incertidumbre total y tampoco tengo muchas ganas de empezar en la temporada. Si hago el Mundial de Enduro tendré que ponerle las pilas rápido, pero de momento toca descansar. Unos días a esquiar y quizá una escapadita a un sitio de playa, algo para desconectar bien", zanjó al respecto.
"¿BARREDA? NO CREO EN LAS CASUALIDADES"
En cuanto al resto de piloto españoles en el Dakar, se refirió al abandono de Joan Barreda (Honda), que volvía a partir como uno de los principales aspirantes a una competición que aún no ha conquistado, y reseñó que no cree en las "casualidades".
"Puedes tener mala suerte un año, pero al final hay muchos factores que influyen para hacerlo bien. Es un piloto rapidísimo con mucho talento, pero el Dakar no se trata solo de ir rápido. Es una carrera de coco, de equipo, navegar bien, cuidar la moto... Por eso a veces no ganan los pilotos rápidos, sino los pilotos completos como Marc Coma o Cyril Despres", comparó.
Por quien sí dijo alegrarse "mucho" es por Gerard Farrés, que logró subir al podio en tercera posición. "Se lo mereció. Es de los veteranos y ha aprovechado la oportunidad que ha tenido. Ha sabido gestionar muy bien la carrera", alabó al manresano, antes de vaticinar que Carlos Sainz también volverá el año que viene al Dakar. "Supongo que le han quedado ganas y tiene un coche competitivo", concluyó.