Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Laia Sanz: "El objetivo en el Dakar es ser realista, no presionarme y estar en el 'Top 15'"

La española Laia Sanz (KTM) ha asegurado este martes en la presentación de su nuevo proyecto para el Rally Dakar, ya consolidada como piloto oficial del equipo austríaco, que su objetivo es volver a acabar como lo ha hecho en sus seis participaciones y, siendo "realista", terminar entre los 15 primeros de la general, sin presionarse e intentando sacar provecho de su habilidad en la navegación.
"En el Dakar hay muchos factores, dependes de muchas cosas que no controlas. El objetivo es mejorar, siempre. Este año hay más nivel que nunca, muchas marcas oficiales y con 30 pilotos oficiales. Cuando miras la inscripción da respeto, pero el objetivo es ser realista y no presionarme demasiado e intentar estar entre los 15 primeros", aseguró Sanz en rueda de prensa.
No obstante, tras acabar en sus seis participaciones y firmar un noveno puesto absoluto en 2015, la catalana afirmó que si todo "va bien", entonces intentará "optar a algo más". "Si es la carrera como me imagino, tengo algo más de opciones porque en ritmo hay pilotos con los que no tengo mucho que hacer, pero si sumas la navegación me puede ir bien", destacó.
Pese a ser novena en 2015, le da "casi más valor" el haber acabado "siempre" porque "no es nada fácil". "El Dakar es una carrera en la que pasan muchas cosas, este año será distinto y una carrera más Dakar. El objetivo será estar entre los 15 primeros. Me puedo perder, como todos, pero que sea una carrera de más navegación me favorece porque el ritmo baja, para no perderte. Cuando entra la navegación en días muy duros, creo que puedo competir más de tú a tú", se sinceró.
"Siendo realista no tengo nivel para poder ganar una etapa, pero mi objetivo es ser constante en cada una. El año que fui novena estuve entre los 20 primeros cada día", señaló. "Me piden estar entre los cinco primeros y hay que ser realista. Cada año te van pasando cosas e intentas que no se repitan, y dormir y comer bien, descansar bien, que son cosas que vas aprendiendo con los años", apuntó.
Así, en este Rally Dakar que se disputará del 2 al 14 de enero, con salida en Asunción (Paraguay) y llegada en Buenos Aires (Argentina), Sanz saldrá con la idea de que su máximo rival es ella. "Mi rival soy yo misma. Hay un grupo de 30 pilotos muy rápidos, 8 que son unos 'bestias' e intocables y unos 15 muy rápidos", admitió.
"Tengo que ser regular y no preocuparme de los demás. Hay varios candidatos, estará muy bonita la lucha. Toby Price es uno de los favoritos, pero hay un grupo de cinco o seis para poder ganar el Dakar", desgranó.
KTM, IDEAL PARA PROGRESAR
La piloto de Corbera recalcó que no tiene pensado dejar el equipo oficial de KTM, ganadora absoluta en motos en los últimos tiempos, pues "es el mejor sitio donde podría estar de cara a mejorar deportivamente". "Me queda mucho por crecer y estoy en el mejor sitio", confesó.
"Más que un equipo somos una familia y se nota al trabajar, hemos estado una semana en Marruecos y se nota, los días se te hacen más fáciles. Son grandes profesionales, las motos son fiables, hacen un gran trabajo y puedo estar tranquilísima", resaltó en este sentido.
Además, un excampeón con KTM como el también catalán Marc Coma es ahora el director deportivo del Rally Dakar y ello provoca buenos presagios en Sanz. "El año pasado fue extraño, por el cambio de países a última hora. Este año se notará la mano de Marc Coma, cuando era piloto siempre le gustaba un Dakar más auténtico y se notará este año. No contará solo ir rápido sino otros factores como no perderse, conservar más, y será más así, espero", confió.
Por último, la española reconoció que ya tiene ganas de Dakar y poner fin a este mes de diciembre de "tanta preparación". "Es paranoico, empiezas a pensar en los entrenamientos en no caerte y no lesionarte. Todo ha cambiado mucho, el primer año que fui al Dakar era un sueño deportivo y personal. Ahora me dedico al cien por cien a los rallys, soy piloto oficial de KTM y he hecho un 'Top 10', algo impensable cuando en realidad mi primer objetivo era acabar", recordó.