Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jordi Ribera se estrena con los Hispanos ante Bosnia-Herzegovina

La selección masculina española de balonmano iniciará este miércoles en Valladolid su camino en la fase de clasificación para el Europeo de 2018, que se disputará en Croacia, con un choque teóricamente asequible ante Bosnia-Herzegovina, marcado principalmente por el estreno de Jordi Ribera como nuevo seleccionador.
El técnico catalán afrontará su primer partido como relevo de Manolo Cadenas al frente de los 'Hispanos', que vuelven a la acción medio año después de su amarga eliminación en el Preolímpico disputado en Suecia y con el objetivo de lograr el pase para el torneo continental e ir afinando su puesta a punto para el Mundial del año que viene en Francia, primer gran examen para el exseleccionador de Brasil. Tras este choque, el sábado tocará una plácida visita a Finlandia.
Como es habitual, Ribera no ha tenido demasiado tiempo para mostrar todas sus cartas para este partido. "Hemos tenido un día para trabajar el ataque y otro la defensa, con la mirada puesta específicamente en el partido, es difícil meter cosas nuevas y hacer muchos cambios, seguimos con la base de lo que se venía trabajando aunque con pequeños retoques", admitió en declaraciones recogidas por la web de la RFEBM.
Del rival, el técnico español recalcó que "vendrá a hacer su juego" y poner las cosas difíciles. "Es un equipo que está plagado de jugadores con mucha experiencia internacional jugando competiciones europeas con sus respectivos clubes", indicó, destacando a "Prce, que cuenta con una gran capacidad de lanzamiento; los centrales incisivos Karacic, Tarabochia; o el pivote Vranjes, que realiza una importante labor defendiendo en el central".
Además, a favor de la doble campeona del mundo estará el jugar en una ciudad siempre volcado con el balonmano. "Valladolid es una ciudad de balonmano de toda la vida, ha tenido a uno de los equipos punteros de la ASOBAL, con un club histórico, y sus aficionados saben y entienden de nuestro deporte", comentó Ribera.
"Ahora han vuelto a demostrar su pasión por este deporte agotando todas las entradas y está claro que van a ser un factor muy importante en el partido, nos van a ayudar muchísimo", sentenció el seleccionador español.
Bosnia-Herzegovina es una selección con poco peso en el balonmano mundial y todavía no ha logrado clasificarse para un gran torneo, aunque estuvo cerca de hacerlo para el Europeo de Polonia de este año. Ante España, sólo ha tenido un enfrentamiento, en los Juegos del Mediterráneo de 1997 celebrados en Bari (Italia), con clara victoria española por 37-20.
Los 'Hispanos' acuden con un bloque conocido liderado por sus mejores hombres de sus anterior exitoso ciclo, pero también con nuevas caras como los extremos Miguel Sánchez-Migallón (Naturhouse La Rioja) y Ferrán Solé (Toulouse) o el pivote Adrià Figueras (Granollers), que podrían debutar, o los laterales Ious Goñi (Pais d'Aix) y Carlos Molina (Naturhouse).