Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Herrera y Gavira se despiden en cuartos del Mundial de Voley Playa en el 'tie-break'

La pareja española formada por Pablo Herrera y Adrián Gavira ha sido eliminada en cuartos de final del Mundial de Voley Playa, que se está disputando en Viena, tras caer en el 'tie-break' del último set ante los holandeses Christiaan Varenhorst y Maarten Van Garderen (22-20, 19-21, 12-12, 14-16).
El castellonense y el sanroqueño, al contrario de lo que pasó el viernes ante los brasileños Pedro Solberg y 'Guto', cedieron en esta ocasión en la muerte súbita, por lo que ponen fin al Mundial en el quinto puesto.
En el primer set, la pareja neerlandesa fue mandando en el marcador durante todo el periodo, por su potencia sobre la red y los problemas que creaban en el juego de ataque español. Sin embargo, con mucho esfuerzo y peleando bolas imposibles, el castellonense y el sanroqueño fueron capaces de forzar el empate en el final de set (20-20). En ese momento, un bloqueo de Pablo Herrera y un error rival pusieron el 22-20 que daba el periodo a los españoles.
Los holandeses mostraron el por qué de su medalla de plata en el último Mundial y reaccionaron en la segunda manga. La pareja 'oranje' controló el set y evitó la reacción de los españoles. Varenhost y Van Garderen mantuvieron su 'side-out' y situaron el 21-19 que mandaba el partido al tie-break.
Este set espoleó a los españoles, que pusieron un altísimo nivel de juego en el decisivo tercer set 4-1. Sin embargo, la pegada holandesa propició la remontada rival y que se llegase con empate al final de set. En esa situación, los holandeses tuvieron la iniciativa en la fase decisiva del partido. Herrera-Gavira fueron capaces de salvar una bola de partido y en la segunda, la suerte acompañó a los holandeses. Una pelota que golpeó en la red y se envenenó para caer en el campo español supuso el 14-16 y el 1-2 definitivo.