Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno asegura que "nunca existió" una partida para Tarragona 2017, sólo bonificaciones fiscales

El Gobierno ha asegurado este martes que "nunca existió" una subvención pública para colaborar en la organización de los Juegos Mediterráneos de Tarragona 2017, que se han retrasado hasta 2018 por problemas económicos, y que se reunirá con el alcalde, Josep Félix Ballesteros, y con la Diputación de Tarragona para que sean "un éxito".
Así respondió el ministro de Educación, Cultura y Deportes, Íñigo Méndez de Vigo, en el Senado a la pregunta formulada por la senadora de Esquerra Republicana Laura Castel sobre si el Ejecutivo tiene previsto reservar una partida de los Presupuestos Generales para apoyar a Tarragona 2018.
"El Gobierno va a cumplir con los compromisos con Tarragona como siempre ha cumplido con los compromisos que ha contraído. Usted habla de una consignación presupuestaria que nunca existió. Este Gobierno heredó este caso del Gobierno anterior y dio bonificaciones fiscales en los años 2013 y 2016. No hubo ningún compromiso de gasto para estos Juegos", manifestó Méndez de Vigo.
Méndez de Vigo subrayó que las consignaciones presupuestarias "no se hacen con declaraciones" y que en 2016 dotaron de 3 millones de euros al Comité Organizador para que se celebraran los Juegos en 2017 antes del acuerdo para retrasarlos un año.
"Voy a tener una reunión con el alcalde y la Diputación y, entre los tres, vamos a luchar para que sean un éxito. Por parte del Gobierno, existe la mejor voluntad y disposición, pero se necesita una buena predisposición en la Cámara para aprobar el presupuesto. Los Juegos nos importan y mucho, pero no nos achaquen cosas de las que no somos responsables", indicó.
Por su parte, la senadora de Esquerra lamentó el "bochornoso espectáculo" y el daño a la imagen de Tarragona y de España que ha hecho el retraso de los Juegos Mediterráneos a 2018, así como el "sobrecoste tremendo" de unos 5 millones de euros adicionales que supondrá el aplazamiento por los gastos de merchandising y personal, entre otros.
En este sentido, aseguró que el Ejecutivo se había comprometido a asumir el 30 por ciento de los 50,5 millones de euros que suponía la organización de los Juegos Mediterráneos. "Todas las administraciones han cumplido el compromiso menos el Estado español. Ha faltado voluntad política. El CSD afirmó que no tenía presupuesto para los Juegos, mientras en otros eventos como los Juegos de Almería su ayuda fue generosa y diligente", comparó.