Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Froome: "Prefiero estar en cabeza de la general ahora que tener que recuperar tiempo"

El ciclista británico Chris Froome (Sky) se ha mostrado satisfecho con la etapa de este domingo, donde ha conseguido mantener a raya a todos sus perseguidores, y con cómo está transcurriendo un Tour de Francia donde es el actual maillot amarillo.
"Estoy muy contento de estar en la posición correcta. Prefiero estar en cabeza de la general ahora, que tener que recuperar tiempo", aseguró el tres veces campeón de la ronda gala.
Froome dio las gracias a sus compañeros quienes, según el británico, le salvaron de perder tiempo con los favoritos. "Estoy contento de que haya podido superar el problema porque ocurrió en un momento crítico. Gracias a mis compañeros que me ayudaron, me he salvado", aseguró.
Además, explicó que la avería se debió a la rotura de un radio. "Rompí un radio al llegar a la parte baja de la última gran ascensión. Mi rueda no giraba recto, así que creo que fue un radio roto, pero no estoy seguro", comentó Froome.
Preguntado por la última semana de competición, aseguró que los Alpes serán claves, ya que allí se encuentran "las carreteras más difíciles". "Todavía nos quedan carreteras difíciles, especialmente en los Alpes. Tuve un día difícil en el Pirineo pero me siento mucho mejor ahora. Espero mantener el maillot amarillo hasta la contrarreloj de Marsella. Pero imagino que habrá etapas más agresivas en los Alpes", finalizó.
En la decimoquinta etapa del Tour de Francia celebrada este sábado y que se llevó Bauke Mollema (Trek), Chris Froome mantuvo el maillot amarillo y consiguió eliminar de la lista de aspirantes a la victoria final a Nairo Quintana (Movistar) al finalizar por delante de él con una diferencia de casi cuatro minutos a pesar del problema mecánico que sufrió el británico a mitad de carrera.