Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Francia derrota (33-26) a Noruega en la final y no encuentra rival en su sexto título mundial

La selección francesa masculina de balonmano levantó su sexto título mundial este domingo al calor de su público al derrotar en la final del Campeonato del Mundo 2017 a la inexperta Noruega (33-26), celebrada en el Accorhotels Arena de París, tras un paso al frente que echó por tierra el sorprendente primer tiempo noruego.
Francia agrandó su prestigioso palmarés cerrando con pleno de victorias, nueve de nueve, un torneo para enmarcar. La escuadra local sufrió la intensidad en el primer tiempo de una Noruega dispuesta a dar la campanada en su primera final internacional. Con los goles de Hansen y Tonnesen, el combinado noruego sorprendió al anfitrión.
En los últimos cinco minutos del primer tiempo, un parcial de 5-1 puso de cara la final para Francia. Una renta de cuatro goles tras una reanudación fulgurante fue el colchón sobre el que cimentó su victoria una Francia que defendió su título mundial de hace dos años. La doble campeona olímpica y tres veces campeona de Europa no dio opción a un nuevo invitado.
Con Dider Dinart a los mandos, los Omeyer, Michael Guigou, Nikola Karabatic, Daniel Narcisse y Abalo estiraron el dominio galo en el balonmano masculino. Una Francia que también ha sabido renovarse para dar continuidad a su dominio mundial. Noruega, con un día menos de descanso y el pase a la final en la prórroga ante Croacia gracias al meta Sander Sagosen, aguantó 25 minutos.
Después, Francia voló sobre el parqué parisino y contó con el cerrojo de Vincent Gerard, quien permitió correr a los suyos. Karabatic, con 6 tantos, Guigou (5), Porte (5), Mahe (5) y Remili (4) se repartieron el acierto de la defensora del título. Otro 5-1 en la reanudación y el empuje del público galo llevaron en volandas a una Francia que sigue disfrutando, generación tras generación, del mejor balonmano del mundo.