Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Comité Paralímpico Internacional "investigará" el retraso del equipo argelino femenino de goalball

El Comité Paralímpico Internacional (IPC) "investigará" las causas del retraso del equipo femenino de goalball de Argelia, que se perdió sus dos primeros partidos de los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro porque no había llegado a Brasil aún.
"Parece extraño que esto haya sucedido de esta manera y la mayor parte de la gente está absolutamente sorprendida de que les haya llevado seis días coger otro vuelo para un número tan pequeño de gente. Esto será investigado", aseguró Phil Craven, presidente del IPC.
El equipo femenino de Argelia no se presentó a sus dos primeros partidos del torneo ante los Estados Unidos e Israel, y aunque ambos se le dieron por perdidos, no ha sido expulsado de la competición. "Las reglas que rigen este deporte las gestiona la Asociación Internacional de Deportes para Ciegos (IBSA) y en ellas no dice nada de que un equipo que llegue tarde a una competición no pueda participar cuando llega", admitió Craven.
Este también dio una reprimenda al atleta etíope Tamiru Demisse, por su protesta política contra la política de su país contra la etnia de los omoro durante la final de los 1.500 metros T13. El deportista, plata, cruzó la meta con los brazos cruzados sobre la cabeza como si fuera un prisionero, emulando lo que hizo en el maratón de los Juegos Olímpicos, su compatriota Feyisa Lilesa.
"Se le ha dicho muy, muy claramente que las declaraciones políticas están definitivamente sin sitio en los Juegos Paralímpicos", zanjó el mandatario sin dar más explicaciones.
Además, calificó de "tremendo" la participación de dos atletas en el equipo de refugiados, el nadador sirio Ibrahim Al-Hussein, que portó la bandera paralímpica, y el atleta iraní Shahrad Nasajpour. "Con suerte, no tendremos ninguno la próximo vez porque no haya conflicto armado, pero creo que eso es un poco de esperanza que probablemente no se materializará", sentenció.
"Cuando veo los recintos siento la pasión que existe, no miro a los sitios vacío, así que no me importa demasiado", indicó sobre la afluencia de público. "Creo que el impulso que hay aquí es tan poderoso y tan fuerte que una bajada en números no va a afectar a la forma en que los brasileños y los cariocas sienten los Juegos. Habrá un crecimiento en el último fin de semana", apuntó el británico.