Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El COI entrega información a las autoridades brasileñas sobre la reventa de entradas en Río 2016

El Comité Olímpico Internacional (COI) se reunió con las autoridades judiciales brasileñas que investigan un caso de presunta reventa de entradas durante los Juegos Olímpicos de Río y les entregó información, dijo este sábado un funcionario del COI.
El funcionario explicó que al COI no se le pidió que entregara información, sino que tomó la iniciativa y que los representantes legales del organismo se reunieron con los funcionarios que investigan el caso, que se ha centrado en torno al suspendido dirigente irlandés Patrick Hickey.
"La semana pasada ya les enviamos una nota sobre nuestro colega y miembro del comité ejecutivo del COI Patrick Hickey, quien debe permanecer en Brasil a la espera de una investigación sobre la venta de entradas para los Juegos Olímpicos de Río 2016", decía una carta que envió el COI a todos sus miembros.
"Aun cuando al COI no se le pidió oficialmente (...) ha tomado la iniciativa de cooperar con las autoridades judiciales y está en contacto con ellos para esclarecer el caso", agregó.
Hickey, quien era además presidente del Comité Olímpico de Irlanda, fue liberado el mes pasado de la prisión de máxima seguridad de Bangú 10, pero debe permanecer en Brasil hasta la audiencia del caso.
Una corte de Río de Janeiro aceptó el pasado viernes pasado cargos presentados por fiscales contra el dirigente irlandés y otros nueve detenidos. Hickey fue detenido el 10 de agosto durante los Juegos de Río. La policía dijo que había descubierto pruebas que unían a Hickey con una trama internacional para entregar ilegalmente entradas a revendedores.
Autoridades dijeron a Reuters la semana pasada que la red operó durante unos ocho años y se estaba preparando para otros eventos olímpicos como los Juegos de Tokio 2020.