Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'Buen rollo' entre Mayweather y Pacquiao en el careo previo al combate del siglo

Mayweather Pacquiaocuatro.com

El combate del siglo está a la vuelta de la esquina y sus protagonistas se han visto las caras por última vez antes de chocar los puños el próximo sábado. Respeto y buenos modales en el careo previo al combate que contrasta con los mensajes que se han lanzado los púgiles desde que el combate fuese anunciado. El servicio federal de Estados Unidos se encarga de la custodia del multimillonario cinturón hasta que uno de los dos salga vencedor.

Floyd Mayweather y Manny Pacquiao se han visto las caras una última vez antes del intercambio de puñetazos más importante del siglo. Los boxeadores dieron una rueda de prensa de presentación en la que el 'buen rollo' fue la nota dominante. Dos boxeadores: uno estadounidense y otro filipino, ambos ricos, pero con dos maneras muy diferentes de ver la vida. El escenario del combate, el MGM Garden Arena de Las Vegas, fue el elegido para una conferencia en la que las diferentes filosofías se hicieron más que evidentes.
En una esquina del ring estará Mayweather, que en la presentación se mostró respetuoso con su rival al que tiempo atrás ha dedicado 'cariñosos piropos' como "mono" o "amarillo". El excéntrico boxeador continuó con la promoción del combate, animando a todos sus fans, amantes del boxeo e incluso seguidores de Pacquiao a comprar el pago por visión. ¿Por qué animaría 'Money' a los hinchas de su rival a comprar el combate? porque su promotora es quien posee los derechos televisivos y la beneficiaria de cada compra. "Me siento bien, me siento fuerte y daremos un buen espectáculo" fue lo más agresivo que Mayweather dijo durante la presentación.
Mayweather Pacquiao
Enfrente se encontrará el filipino Pacquiao, con americana y camisa, un 'look' que contrastaba con la sudadera y gorra que vestía Mayerather. A 'Pacman' el dicho de "pequeño pero matón" le viene que ni pintado. El púgil filipino fue presentado como una persona humilde, criado en la miseria de las calles de Manila que "gracias a Dios" ha llegado a la cima del boxeo mundial. Esta imagen fue atenuada después de que Pacquiao ofreciera a Mayweather hablar sobre "la fe en Dios" nada más terminar el combate, independientemente de quien resulte ganador. Es también misericordioso, ya que en la rueda de prensa se desveló que el presidente de Filipinas ha concedido el indulto momentáneo a una presa condenada a morir después de que Pacquiao intercediera. Sin embargo, ni la misericordia ni la humildad le restan las ganas que Pacquiao tiene de tumbar a Mayweather: "Estoy al cien por cien física, mental y espiritualmente. Que estén tranquilos en Filipinas, que se relajen y recen por mí, porque voy a ganar".
Mike Tyson
Uno de los asistentes a la presentación era Mike Tyson. El exboxeador pegó un bocado a tan dulce rueda de prensa y fue muy crítico con los combatientes: "El boxeo ahora es diferente. Estos son hombres de negocios y yo soy un asesino nato, y quiero ganar y hacerlo de forma dramática y hacer daño a la gente. No es que me guste hacer daño a la gente, es sólo que soy bueno en ello". "Fue muy sutil, muy bonito, muy educado. Parecía que estaba no en una iglesia, pero sí en una biblioteca. Quizás yo soy un neanderthal, pero yo quería matar al otro tipo" continuó el cincuenta veces ganador de combates en categoría de pesos pesados. Cuestionado por su antigua amistad con Mayweather, Tyson contestó de manera ingeniosa: "Mi madre siempre me dijo que si no puedes decir nada bueno de alguien, no digas nada".
Seguramente a Tyson le gustaría estar compitiendo por el jugoso premio que se llevará el ganador del combate del siglo. Hasta que Pacquiao o Mayweather gane a los puntos o por 'k.o.', el cinturón compuesto por más de 3.000 esmeraldas se encuentra custodiado por el Servicio de Protección Federal de Estados Unidos. Solamente dejarán de protegerlo cuando ya sea propiedad del boxeador vencedor, que además disfrutará de bailes privados el resto de su vida. La cuenta atrás para el combate del siglo ha empezado.