Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bolt: "Si me hubiera puesto serio antes hubiera ganado mucho más"

El velocista jamaicano Usain Bolt prepara su despedida de las pistas de atletismo con una gira en 2017 por sus escenarios favoritos, haciendo memoria de una carrera de histórico palmarés en la que sólo se echa en cara no haberse "puesto serio antes", con la posibilidad de haber acudido a cuatro citas olímpicas.
Bolt parte como claro favorito a ser coronado este viernes como 'Atleta del año', por sexta vez, por la Federación Internacional de Atletismo (IAAF), después de culminar el pasado mes de agosto en Río de Janeiro un histórico 'triple-triple' de oros olímpicos.
"Ser el atleta del año es un gran reconocimiento. Es la prueba de que todo el trabajo tiene su recompensa", afirmó en la rueda de prensa previa a la gala que tendrá lugar en 'La Salle des Etoiles Sporting', en Montecarlo.
Con nueve oros olímpicos, repartidos por igual en los 100, 200 y 4x100 metros de Pekín, Londres y Río, Bolt planea colgar las botas con una ronda de carreras que a priori culminaría en el Mundial de Londres, donde podría ganar su duodécimo título mundial, 13º si corriera el relevo.
"Después de esta temporada me he dado cuenta que iba a ser duro batir el récord de los 200 metros. Me centraré en los 100 y el 4x100 la próxima temporada. No estoy preocupado por los récords, sólo en ganar. Si puedo avanzar sin lesiones toda la temporada, todo es posible", afirmó.
Mirando atrás, Bolt reconoce que tardó en ponerse "serio". "Cuando miro hacia atrás lo único que creo que cambiaría es haberme puesto serio antes. Confiaba en mi talento pero si me hubiera puesto más serio creo que hubiera ganada mucho más en mi carrera. Suena impactante, pero es así. Quizá si hubiera empezado más joven hubiera estado en cuatro Juegos Olímpicos", indicó.
El jamaicano explicó el momento "especial" que vivió en 2002 cuando ganó en su país el Mundial junior y, después, como la derrota ante Tyson Gay en los 200 metros del Mundial de Osaka en 2007 le sirvió de punto de inflexión en su carrera.
"Aquello fue especial. Fue el principio. Jamaica 2002, donde todo empezó. Fue el paso más grande", afirmó. "Después de esa derrota recuerdo ir a mi entrenador diciéndole 'he dado lo mejor de mí pero qué puedo hacer para ganar porque lo que necesito es ganar'", añadió.
"Él me dijo 'estás aflojando en el gimnasio. Si quieres ganar tienes que ser más fuerte'. Así que yo dije 'de acuerdo'. Ya sabía lo que tenía que hacer y desde ese momento di el paso y no dejé de trabajar", explicó.
Poco después, Bolt pasó a ser el rey de la velocidad e inició una carrera olímpica sin rival. Pekín, Londres y, pese a las dudas y las lesiones, Río se convirtieron en territorio Bolt. El jamaicano, de 30 años, se mantiene en su decisión de poner fin a su etapa profesional.
"El año que viene es para los aficionados. Es la última oportunidad de algunos para verme correr y la ocasión para mí de despedirme. Me gustaría volver a alguno de mis sitios favoritos, Ostrava, Lausana, quizá París", explicó.
"Estoy en conversaciones para ver qué haré cuando me retire pero es seguro que quiero estar involucrado en el deporte, aunque de momento solo estoy deseando estar haciendo nada", añade, descartando un regreso a lo Michael Phelps. "No suele salir bien", finaliza.