Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bolt entra en escena en el Mundial de su despedida con el aviso de Coleman y Gatlin

El velocista jamaicano Usain Bolt cumplió con el esperado guion este viernes en el estreno del Mundial de Londres sacando billete para las semifinales de los 100 metros con un tiempo de 10.07 en su serie, avanzando también y con mejores sensaciones los estadounidenses Christian Coleman y Justin Gatlin.
Bolt afronta el Mundial de su despedida dispuesto a un último esfuerzo para redondear su leyenda, empezando con los 100 metros y siete días después en el 4x100, comprobando a las primeras de cambio las serias amenazas. Bolt avanzó con el octavo mejor crono en una última serie en la que tuvo que reaccionar tras una pésima salida. Coleman (10.01) y Gatlin (10.05) dominaron sus series con facilidad. El mejor tiempo fue para el jamaicano Julian Forte (9.99).
Llegó Londres 2017. Tras más de una década de exitosa carrera, Bolt colgará las botas, tal y como anunció el año pasado poco después de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, donde firmó un 'triple-triple' único y dorado en 100, 200 y relevo 4x100. El rey de la velocidad ha estrujado su motivación para un último show que requerirá de un punto más ya en semifinales.
Y es que a 'Rayo' le ha costado este año mantener el tipo. En 2017 sólo ha corrido tres veces el hectómetro y llegaba a la capital inglesa con la séptima mejor marca de la temporada (9.95, hace dos semanas en Mónaco). Con todo y por palmarés en grandes citas, Bolt es sin duda favorito a su cuarto título mundial en los 100, más si cabe con la baja de última hora por lesión del canadiense Andre de Grasse.
Sin el que apunta como sucesor de Bolt, triple medallista en Río, el jamaicano tendrá que vigilar a otro joven como el estadounidense Christian Coleman, y a dos campeones del mundo como Justin Gatlin y Yohan Blake. Coleman llega con la mejor marca del año (9.82), pero verde en grandes citas a sus 21 años, aunque en su serie de este viernes demostró estar dispuesto a la campanada.
Gatlin, campeón olímpico en 2004, dice sentirse como en los viejos tiempos, pero sobre él pesa un amplio historial de derrotas contra Bolt, al igual que Blake, quien tiene el segundo mejor crono de la temporada (9.90). En definitiva, un escenario más que familiar para que Bolt vuelva a triunfar en el tartán londinsense, donde podría alcanzar los 13 títulos mundiales.
Sólo una descalificación por la salida en falso en Daegu 2011 ha impedido la victoria de Bolt en un Mundial. La descalificación también del relevo jamaicano por el positivo de Nesta Carter le quitó ese oro en los Juegos de Pekín 2008, y dejó en ocho los títulos olímpicos de un Bolt que cumplió el año pasado tres ciclos en lo más alto. Meras anécdotas en un palmarés sin parangón y que esta semana enfila sus últimas zancadas. Un último show en el tartán y, si no hay osadas sorpresas, un último arquero, una última sonrisa, un último baile. Todo el ritual que Bolt quiere regalar por última vez.