Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bilbao toma este fin de semana en Edimburgo el testigo para las finales europeas de 2018

Bilbao cogerá este fin de semana en Edimburgo el testigo para las finales europeas de rugby de 2018, y la venta de entradas se pondrá en marcha, posiblemente, la próxima semana, una vez finalizados los encuentros en la capital de Escocia.
Una delegación vasca viaja este fin de semana a Edimburgo, ciudad donde se disputan este viernes y sábado las finales europeas de Rugby, y que son la antesala a las competiciones que se celebrarán, los días 11 y 12 de mayo de 2018 en el Estadio de San Mamés, según ha informado el Ayuntamiento.
Se trata de coger el testigo de la ciudad escocesa y empezar los trabajos preparatorios de los encuentros anuales considerados más importantes del rugby profesional que se realizarán en Bilbao, una plaza no habitual del circuito de este deporte.
La delegación la conforman representantes institucionales del Gobierno vasco, Diputación Foral de Bizkaia y Ayuntamiento de Bilbao, del Athletic Club y de las Federaciones Española y Vasca de Rugby.
Entre los objetivos del viaje, además de reuniones técnicas con la ECPR (European Professional Club Rugby), figuran conocer "in situ" el desarrollo de las finales de Edimburgo, características del estadio, comportamiento de la afición y valores deportivos, aspectos de seguridad, fan zone, y capacidad hotelera.
VENTA DE ENTRADAS
Otro de los temas a tratar será la venta de entradas que, previsiblemente, se pondrá en marcha la semana que viene, una vez finalizados los encuentros en Edimburgo.
La cita de Bilbao está considerada como uno de los eventos más destacados que acogerá Euskadi en 2018 con el que se prevé la llegada a Bizkaia de miles de turistas y aficionados de todos los países.
Según las previsiones, se estima un impacto económico de 20 millones de euros reportados por los espectadores y visitantes, sponsors, medios de comunicación, los equipos, y la propia organización, a lo que se añade "la proyección internacional de imagen de Bilbao, Bizkaia Euskadi".