Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Beitia: "El día que esté en el sofá y no me apetezca ir a entrenar, dejaré el atletismo"

La campeona olímpica de salto de altura en Río 2016, Ruth Beitia, ha afirmado este martes que todavía no se ha puesto "fecha límite" para su retirada, aunque ha advertido de que el día que se encuentre "en el sofá" y no le apetezca ir a entrenar, será el que decida dejar el atletismo.
En declaraciones a Europa Press Televisión, Beitia, de 37 años de edad, ha precisado que su continuidad en la práctica deportiva pasa por seguir "al cien por cien" con ganas, "y estar peleando por medallas y estando en finales". Si no, ha aclarado, "continuar no tiene sentido".
La atleta cántabra ha dicho que no le "pesa" el hecho de ser la primera campeona olímpica de atletismo de la historia de España, sino "al contrario".
"Es una recompensa a 26 años trabajando con el mismo entrenador, Ramón Torralbo, que es mi 50 por ciento, y creo que es la consecución de un sueño hecho realidad después de 26 años trabajando juntos y recogiendo, en esta última etapa de nuestra vida (deportiva), todo lo que hemos sembrado durante este tiempo", ha añadido.
Beitia ha asegurado que 2016 se ha convertido en el año de su vida, al que no puede "pedir más" porque, ha rememorado, ha conseguido un subcampeonato del Mundo de pista cubierta, un Campeonato de Europa al aire libre, el oro olímpico y la Diamond League.
Aunque no tiene preparado el calendario del año que viene, estará presente en el Europeo de pista cubierta y en el Mundial al aire libre en Londres.
La cántabra ha asegurado que se lo está "pasando fenomenal" en las competiciones de salto, a la vez que ha recordado que en 2012 estuvo tres meses apartada de la actividad deportiva y vinculada a otros deportes.
"Mi actividad principal era patinar, pero empezó a llover, en Santander llueve, y no pude continuar. Y mi entrenador, que es un motivador nato, dijo: '¡Pues vente con el grupo, haces algo, te mantienes!'; y fue el punto de inflexión para volver, y sobre todo volver con la sensación de que ahora cualquier resultado, independientemente de cuál sea, suma, y sobre todo me lo estoy pasando fenomenal saltando", ha sentenciado.
ACTIVIDAD POLÍTICA
Beitia, diputada por el PP en el Parlamento de Cantabria desde hace cinco años con dedicación parcial, no descarta en un futuro dedicarse de pleno a la actividad política.
"La verdad es que me encantan las áreas que llevo, Discapacidad, Deporte, Cooperación, Juventud; me llenan mucho y cada mañana me levanto con ganas de venir a trabajar. Tengo dedicación parcial, por la tarde entreno, y el día que deje el atletismo, el tiempo que me quede como diputada, me imagino que lo dedique a una dedicación exclusiva. Pero por ahora las únicas horas que descanso al día del teléfono son las que dedico a entrenar, y lo demás siempre pendiente de lo que ocurre en Cantabria", ha sostenido.
Preguntada sobre si en un futuro se ve como presidenta de esta comunidad, ha querido dejar claro que "para nada" y que será "el tiempo" el que le diga dónde se tiene que colocar. En principio, ha dicho que únicamente se ve trabajando "por y para los cántabros", y que su actual cargo es un servicio público. "Mientras pueda seguir aportando mi granito de arena, aquí estaré", ha aseverado.
La campeona olímpica empezó a trabajar este lunes en el Parlamento, donde fue recibida "muy bien" por sus compañeros en la reunión del grupo parlamentario popular porque, ha enfatizado, ellos "también vibran con lo que ya se ha convertido en mi pasión".
Beitia ha aclarado que, por ahora, no se encontrado con el presidente de la Comunidad de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, quien ha afirmado que ha sido el primero en felicitarla por Twitter. Aunque no ha recibido la felicitación en su número de cuenta, Beitia no duda que Revilla lo haya hecho, a pesar de ser de distinta ideología política.