Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Autoridades rusas reconocen "una conspiración" para la trama de dopaje, pero sin participación estatal

Autoridades rusas han admitido por primera vez la existencia de un sistema de dopaje en el deporte del país, aunque han descartado que esta "conspiración institucional" fuese auspiciada por el propio Estado.
NUEVA YORK (Reuters/EP)
La segunda parte del 'informe McLaren' de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) confirmó la existencia de una trama de dopaje en el deporte ruso y que más de 1.000 deportistas de este país de más de 30 disciplinas estuvieron implicados para evitar dar positivo en controles antidopaje en citas tan relevantes como los Juegos Olímpicos de Londres o de Sochi.
"Fue una conspiración institucional", aseguró Anna Antseliovich, directora general interina de la Agencia Antidopaje Rusia (RUSADA), al 'New York Times', aclarando de todos modos que máximos dirigentes no estuvieron implicados.
Por su parte, Vitaly Smirnov, principal responsable de la nueva comisión creada en Rusia para combatir el dopaje y exministro de Deportes, también cree que cometieron "muchos errores". "Tenemos que averiguar las razones de por qué jóvenes deportistas están dopándose, por qué acordaron ser dopados", indicó.
Sin embargo, la RUSADA salió al paso de estas declaraciones de Antseliovich, indicando que habían sido "distorsionadas" y "sacadas de contexto".
"Queremos subrayar que la RUSADA no tiene ni podría tener la autoridad para admitir o negar tal hecho. El comité de investigación está examinando el asunto y todas las personas acusadas tienen el indiscutible derecho a objetar estas acusaciones", añadió la agencia, mientras que el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, afirmó a los medios que las autoridades rusas siempre han negado que el Gobierno hubiese estado implicado en el dopaje.