Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Asociación Europea no quiere dañar "la reputación y legado" de los atletas revisando los records

El principal responsable del proyecto de la Asociación Europea de Atletismo para que se revisen todos los records del mundo y de Europa para evitar cualquier sospecha de dopaje sobre ellos pidió "disculpas" a los atletas que puedan perder sus marcas y recalcó que sólo pretenden dar "fe y credibilidad" sobre el deporte.
El organismo propone unos nuevos estándares para estas plusmarcas como que fueran conseguidas en "competiciones de una lista de eventos internacionales aprobadas", con el atleta "objeto de un acordado número de controles antidopaje en los meses previos a la marca" y con "la muestra del control tomada tras el récord es almacenada y disponible para el reanálisis por espacio de diez años".
Además, el proyecto también recomendó que un récord sea eliminado en cualquier momento si el atleta comete una violación antidopaje o contra la integridad, "incluso si no tiene impacto directo" en la actuación para conseguir dicha marca.
"Los records actuales no establecidos de acuerdo con las normas acordadas permanecerán en la lista de todos los tiempos, pero el reconocimiento se transferirá a las actuaciones que cumplan los criterios", añadió la Asociación.
Una de las que se ha mostrado más crítica ha sido la británica Paula Radcliffe, plusmarquista mundial de maratón desde 2003 con 2 horas 15 minutos y 25 segundos, que calificó la medida de "cobarde", o el exsaltador Jonathan Edwards, que tiene el récord del mundo de triple salto desde 1995 con 18.29 metros.
"Disculpas a los atletas, nunca intentamos dañar su reputación y legado", señaló este martes Pierce O'Callaghan, presidente de este grupo de trabajo de la Asociación Europea, a 'BBC Radio'. "El proyecto pretende dar al público fe y credibilidad en lo que están viendo en el deporte", añadió.
O'Callaghan confirmó que había hablado con los dos exatletas sobre esta posible medida, que aún tiene que tener el visto bueno de la IAAF en agosto, y comparó este proyecto con cambios como el que se produjo en el fútbol inglés reformando su estructura para incorporar la Premier League en 1992 o el Seis Naciones que emergió del Cinco Naciones en 2000.
"Esperamos que la gente lo vea en ese sentido, en lugar de despojar a grandes atletas como Paula de sus records. Desafortunadamente, Paula logró sus plusmarcas en un período dorado de dos años antes de que la tecnología siguiera adelante. La gente no debe mirar los records de Paula y confundirlos con marcas de dopaje. Ella logró su rendimiento, al igual que Jonathan, con un cien por cien de integridad", añadió el directivo.
La IAAF únicamente tiene almacenadas muestras de orina y de sangre desde 2005 y esta medida podría amenazar otros records mundiales como el de salto de longitud de 1991 de Mike Powell (8.95 metros) o el del 1.500 metros masculinos en poder del marroquí Hicham El Guerrouj, de 3:26:00 que data desde el 1998. Ninguno de estos dos atletas han sido sospechosos de haberse podido dopar o cometer alguna irregularidad.