Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El vizcaíno Alex Txikon afronta el reto de escalar el Everest en invierno y sin oxígeno artificial

El alpinista Alex Txikon afronta desde el próximo 25 de diciembre el reto de escalar la cima del mundo, el Everest, en la temporada invernal, sin usar oxígeno artificial y en una reducida expedición en la que no irá acompañado de ningún otro alpinista profesional.
El montañero vizcaíno tratará de emular la hazaña que sólo han conseguido los alpinistas polacos Krzysztof Wielicki y Leszek Cichy en 1980: coronar la cima más alta del mundo, de 8.848 metros de altura, en la temporada invernal -con temperaturas mínimas de -60 grados y vientos huracanados de hasta 150km/h-.
En aquella ocasión, la pareja polaca logró escalar el Everest en pleno invierno, eso sí, utilizando oxígeno embotellado y apoyándose en una numerosa expedición de 20 miembros y varios sherpas.
Ahora, Alex Txikon (Lemoa, 1981) tratará de afrontar el doble reto -escalar en invierno el Everest sin la ayuda de oxígeno artificial- desde el próximo 25 de diciembre, día de Navidad, y prevé finalizarlo a finales de febrero. Para ello, Txikon se apoyará en un muy reducido equipo de colaboradores, sin la participación de ningún otro gran alpinista internacional, como ha sucedido en las anteriores expediciones llevadas a cabo por el montañero vasco.
Además, el equipo liderado por Txikon grabará la odisea, con el objetivo de inmortalizar la gesta en una película, con una muy cuidada fotografía mezclada con la última tecnología audiovisual, en la que se intentará mostrar la soledad y el aislamiento de los alpinistas durante una verdadera aventura invernal.
La idea del equipo es centrarse en el lado más humano de la aventura, haciendo partícipes de la misma al equipo encargado de la filmación. Se trata de plasmar la dura vida en el campo base, con muy pocas horas de luz y temperaturas extremas, el equipamiento de la peligrosa cascada de hielo del Khumbu, la fase de aclimatación subiendo cada vez más alto y bajando por la montaña en numerosas ocasiones, así como el ataque a cumbe como guinda final.