Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los once fantásticos, al asalto de San Siro

Cristiano Ronaldo y Gatusso, dos de los baluartes del Real Madrid y MilanCuatro
San Siro es uno de los templos del fútbol y lo que consiga aquí el Madrid será la confirmación de lo conseguido hasta ahora. También valdrá como proyección para el futuro.
Pero conviene no perder la perspectiva. Hoy no importan los achaques del Milán, ni los años de sus jugadores, ni las horas de discoteca de Ronaldinho. Tampoco cuenta el baile en el Bernabéu. Esta noche también juega la leyenda y el viejo Giuseppe Meazza es un lugar donde jamás ha vencido el Madrid en competición oficial; aquella famosa exhibición de Guti (1-4), hace diez años ya, fue en el partido que celebraba el Centenario milanista.
Lo que sí queda claro es que para Mourinho no caben más incentivos. Interista, madridista y a una victoria de hacer historia. Frente al Milán. La ocasión de hacer felices a dos aficiones, otra medalla, más chinchetas en más territorios, Napoleón de Setúbal.
Reto.
Y puestos a mencionar ambiciones y egos, es obligado hablar de Cristiano: se presenta en el mejor momento de su carrera y consciente de que la cita puntúa para el cetro mundial. En términos más concretos, está a un gol de los 24 de Figo en Copa de Europa y a 22 de Eusebio.
En los respectivos equipos no hay sorpresas. El Madrid formará con los once fantásticos y el Milán con Ronaldinho. Ni sus incursiones nocturnas ni sus críticas al técnico le han borrado del partido. Resulta razonable. Si lo tienes es para esto, para nada más.
San Siro es una caja fuerte. Sólo en la tribuna opuesta al palco hay una rendija para ver el cielo. No es una concesión. La grada no se pudo hacer más alta porque linda con el hipódromo. Cuádrigas, sólo eso nos faltaba.
Más en As.com